Saltar al contenido

Cáncer cerebral, tratamiento, información y diagnóstico

13 enero, 2019

El órgano central encargado de todo el sistema nervioso del cuerpo humano es el cerebro. Tiene como características generales ser un instrumento capaz de controlar pensamientos, procesos fisiológicos y comportamientos de la persona. El cerebro está compuesto por un aproximado de cien mil millones de neuronas y protegido por el cráneo.

Esta masa tiene el poder del correcto funcionamiento de todos los órganos del cuerpo, la producción hormonal, las funciones cognitivas y motrices. Formado por seis lóbulos que se encuentran compartidos a lo largo de dos hemisferios y se nutre de la glucosa para poder funcionar.

El cerebro tiene un color rosa grisáceo envuelto por una sustancia denominada materia gris y su tamaño inicia desde la frente hasta el occipucio -que es la parte de la nuca-. Las neuronas se encuentran en el interior del cerebro, porque son las células nerviosas que asumen la recepción, transmisión de la información y comunicación que se realiza entre sí, por medio de largas fibras protoplasmáticas llamadas axiones, que cumplen el trabajo de trasmisores de señales.

Las neuronas también establecen conexiones con las diferentes glándulas y músculos, los cuales los activan para impulsar la producción de hormonas en las diferentes partes que lo conforman. Ellas son: tallo cerebral, cerebelo y encéfalo.

El crecimiento descontrolado de las células normales crea un bulto que se acumula en cualquier parte del cuerpo, esto también ocurre en el cerebro, desorden que puede ocasionar el cáncer cerebral. La enfermedad origina diferentes síntomas que se evidenciarán dependiendo del grado de avance, pero un diagnóstico prematuro puede salvar la vida de quien lo padece.

Descripción del Cáncer Cerebral

El bulto o la masa alojada en el cerebro o en su alrededor afecta todo el sistema nervioso. Existen diferentes tipos de tumores cerebrales, algunos de ellos son malignos y otros benignos. La neoplasia puede ser primaria –se origina en el cerebro-, secundario o metástasis –nace en otro órgano y se extiende hasta el cerebro-.Existen diferentes tipos de cáncer cerebral entre ellos:

Astrocinoma

El astrocitoma: es un tipo de carcinoma que afecta las células llamadas astrocitos, encargadas de dar apoyo a las neuronas. Sus síntomas y tratamiento dependerán del lugar dónde este alojado el tumor que puede tener un crecimiento rápido y agresivo.

El plexo coroideo

El plexo coroideoes un tumor cancerígeno poco frecuente que lo padecen especialmente los niños. Esta neoplasia se origina en las cercanías del tejido que segrega el líquido cefalorraquídeo que causa principalmente síntomas de irritabilidad, dolores de cabeza, vómitos y nauseas.

El glioblastoma

El glioblastoma: es otro tipo de neoplasia que afecta principalmente a los adultos mayores. Es un cáncer muy agresivo que se genera en la alteración de los astrocitos y puede provocar convulsiones, vómitos y dolores de cabeza que con el paso del tiempo empeorarán.

El meduloblastoma

El meduloblastoma: es un carcinoma que se inicia en el cerebelo, que es la parte del cerebro que mantiene la relación muscular, el movimiento y el equilibrio. Este tipo de tumor maligno no es común en adultos, por lo que casi todos los casos se registran en niños pequeños.

El oligodendroglioma

El oligodendroglioma: neoplasia que se forma en las células del cerebro que tienen por nombre oligodendrocitos, que producen un compuesto que resguarda las neuronas. El carcinoma lo pueden padecer personas de cualquier edad, pero en su mayoría afecta a los adultos.

El pineoblastoma: es un cáncer muy agresivo, aunque poco común. Se origina en la glándula pineal que produce la hormona melatonina que intercede en el proceso natural del sueño. En muchos de los casos puede ser difícil de tratar. No obstante se disemina en el cerebro y en el líquido cefalorraquídeo, pero, en muy pocas veces, se disemina más allá del sistema nervioso central.

Riesgos de desarrollar de Cáncer Cerebral

Traumatismos craneales

Hasta la fecha no se tiene conocimientos de las causas que pueden desarrollar un cáncer cerebral, pero algunos estudios relacionan ciertos factores con esta enfermedad. Estos son los posibles riesgos de padecer de una neoplasia de cerebro:

Genes hereditarios: a lo largo del tiempo muchas personas piensan que los genes hereditarios son los causantes del cáncer cerebral –en otros tipos de carcinoma se ha demostrado que los antecedentes familiares sí pueden causarlo-, sin embargo no está comprobado alguna célula en la transmisión de esta enfermedad.

Exposición a la radiación: la exposición constante a la radiación es otro factor de riesgo que experimentan muchas personas en su vida cotidiana. Elementos que tampoco está comprobado que cause el carcinoma cerebral, pero los expertos recomiendan precaución al momento de estar ante la emisión continua de campos electromagnéticos.

Traumatismos craneales: en la actualidad no existe alguna evidencia o relación entre cáncer de cerebro y traumatismos originados por golpes. Ante muchos casos que aseguran la probabilidad de riesgo de padecer la enfermedad causada por contusiones, se aconseja evitar caídas y lesiones en la cabeza.

Sustancias químicas: el medio ambiente posee una elevada cantidad de sustancia nitrosa, la cual podría inducir la neoplasia cerebral, al igual que las vitaminas consumidas durante el embarazo que contienen este compuesto.

Edad: el tener una edad avanzada incrementa la posibilidad de tener un carcinoma en el cerebro. Esta enfermedad la padecen personas de todas las edades, pero es más común y frecuente en adultos mayores.

Diferencia entre tumores benignos y malignos

Tumores cerebrales

Un tumor benigno o maligno es una masa formada por tejidos que tuvieron una descontrolada producción, porque las células no cumplieron con su proceso normal de reproducción y posterior muerte. Los tumores pueden crecer independientemente en el organismo con una insistencia rápida o lenta dependiendo de cada caso. Diferencias:

  • Los tumores benignos tienen un crecimiento mucho más lento que los malignos que se forman en periodos de tiempo muy cortos.
  • Los benignos tienen una característica de desarrollo expansivo, porque solo crecen sin destruir el tejido sano que se encuentre a su alrededor. Mientras que los malignos son invasivos y matan los tejidos que estén a su lado.
  • Las tumoraciones malignas tienen la capacidad de generar una metástasis, al difundirse por diferentes órganos después de desprenderse las células de ese bulto primario que se trasladan por medio del torrente sanguíneo. Las masas benignas no se reproducen a distancia, únicamente permanecen alojadas en el área donde se originaron.
  • Los tumores benignos después de ser extirpados a través de la cirugía quirúrgica no se repiten. En algunas ocasiones los malignos si pueden reincidir.
  • Los tumores malignos complican el estado de salud de algunas personas que lo padecen, porque causan desnutrición en los pacientes que tienen la enfermedad avanzada. Los benignos no ocasionan graves consecuencias en el organismo. Es importante señalar que el tumor benigno es una enfermedad localizada, que después de algunas circunstancias y factores se puede revertir en maligno.

Síntomas más frecuentes del cáncer cerebral

Los síntomas en el paciente diagnosticado con cáncer cerebral variarán y dependerán del tamaño, ubicación y si hay o no presencia de metástasis. Las sintomatologías más comunes son las siguientes:

  • Convulsiones repetitivas y constantes.
  • Dificultad para hablar o pronunciar algunas palabras.
  • Cambio repentino en el estado de conducta o ánimo. La enfermedad puede causar depresión.
  • Cambios bruscos de la personalidad.
  • Parálisis o debilidad en alguna parte del cuerpo, hasta llegar a perder la sensibilidad del movimiento en piernas o brazos.
  • Visión borrosa, pérdida de la audición y de otros sentidos.
  • Dolores de cabeza habitualmente por la mañana y que con el paso del tiempo serán más fuertes y duraderos.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dificultades del equilibrio al caminar.
  • Problemas con el pensamiento y pérdida de la memoria.
  • Debilidad o anemia que provocan muchas ganas de dormir.
  • Confusión en la percepción de asuntos diarios y cotidianos.

¿Qué es la metástasis?

Tumor metastásico de cerebro

Una gran cantidad de personas que padecen la enfermedad, después del diagnóstico y a pasos de iniciar la aplicación de los tratamientos escuchan de parte del equipo médico la palabra “metástasis”. Vocablo que en algunos de los pacientes causa conmoción, dudas, miedo y hasta diversas interrogantes acerca de su significado.

La metástasis es la propagación de las células cancerígenas desde el órgano donde inicialmente se originó hasta otro tejido. La diseminación se lleva a cabo por el desprendimiento de las células de ese tumor primario que se trasladan a través del torrente sanguíneo para seguir su reproducción, y generar una nueva masa con gran rapidez y agresividad.

El cáncer en su estadio inicial o de metástasis amerita por igual de un diagnostico precoz, porque es una enfermedad en la que se debe actuar con un tratamiento oportuno para que existan amplias posibilidades de curación. En el caso del carcinoma secundario la efectividad del tratamiento se evidenciará al controlar su crecimiento y aliviar los dolores, debido a que según estudios es muy difícil la probabilidad de sanación.

Es importante que se conozca que si el tumor primario se originó en alguna de las zonas del cerebro y después tuvo una metástasis en el pulmón, el diagnostico seguirá tratado como un cáncer cerebral. Aunque las células malignas originarias del tumor primario emigren por medio de la sangre y se sitúen en otro órgano, esa metástasis –en muchos casos- no se desarrolla inmediatamente.

Por esto, los tumores metastásicos consiguen permanecer implícitos durante varios años o décadas, aunque hayan comenzado su proceso de diseminación y a crecer sin previo aviso de forma muy agresiva. Los especialistas definen la metástasis como enfermedad a distancia, secundaria o diseminada, quienes aseguran que de la totalidad de los casos de carcinomas, un 90? los pacientes fallecen a causa de esa propagación.

¿Cómo se diagnostica el cáncer cerebral?

Al acudir a una consulta con el especialista en neurología y presentar algunos de los síntomas potenciales de que pueda padecer algún tumor maligno en el cerebro, le ordenarán la realización de una serie de estudios y exámenes. Los principales son:

Resonancia magnética de la cabeza

Resonancia magnética de la cabeza: este estudio utiliza intensos pulsos de radiofrecuencia, campo magnético y un ordenador para producir las imágenes detalladas de todos los órganos, los huesos, los tejidos blandos y algunas de las demás estructuras internas del cuerpo que detectarán un posible carcinoma.

Resonancia magnética nuclear funcional cerebral

Resonancia magnética nuclear funcional cerebral: es un nuevo procedimiento que se aplica al usar las imágenes de la resonancia magnética y evaluar las alteraciones metabólicas que tienen las diferentes partes activas del cerebroAl diagnosticar un tumor maligno, con este estudio se podrá examinar las zonas relacionadas con el movimiento muscular y el lenguaje de la persona que lo padece, para comprobar cualquier cambio.

Tomografía computarizada de cerebro

Tomografía computarizada: es una exploración que se realiza con un pc altamente tecnológico que reproduce variadas imágenes y fotografías internas del cerebro conjuntamente con la ayuda de un equipo especial de rayos X. En estas tomografías se puede detectar fácilmente las características exactas del tumor cerebral y ayuda en la planificación del ciclo de las radioterapias.

Biopsia: es un proceso en el que se extrae el tejido afectado para examinar y determinar la benignidad o malignidad de la masa.

Examen neurológico: el especialista efectuará el examen para verificar el correcto funcionamiento de los reflejos, el equilibrio, la coordinación, y los sentidos de la audición y la vista.

¿Cómo es el tratamiento del cáncer?

El tratamiento adecuado de este tipo de carcinoma va a variar dependiendo de cada caso, el tamaño, ubicación del tumor, al igual que la salud general del paciente. No obstante en muchos de ellos se utilizan:

Extirpación de tumor cerebral

Intervención quirúrgica: la cirugía consta en la extirpación de parte o todo el tumor, sin ocasionar daños en el área o los tejidos ubicados alrededor de la masa. La intervención quirúrgica es indicada principalmente como tratamiento para los tumores primarios cerebrales. Se opta por esta opción para aliviar la presión interna en el cráneo que provoca fuertes dolores de cabeza.

Radiocirugía estereotáctica

Radioterapia: proceso en el que se utilizan rayos gamma, rayos X y protones dirigidos directamente al tumor para eliminar las células malignas y disminuir su tamaño. Las radioterapias se colocan durante varias semanas o meses dependiendo de su gravedad. Existen varios tipos de radioterapias, entre ellas: braquiterapia, radioterapia de intensidad modulada, terapia de arco y radiocirugía estereotáctica.

Quimioterapia: los medicamentos o productos químicos se administran conjuntamente con la aplicación de la radioterapia. La utilización de estas drogas frenan y matan las células cancerígenas del tumor primario que se reproducen muy rápido. Su ingesta se podrá realizar antes o después de la cirugía y con el proceso de radiación, para evitar una posible metástasis.