Saltar al contenido

Cáncer de Laringe

El cáncer de laringe es comúnmente conocido como cáncer de garganta, es una enfermedad maligna que afecta el aparato respiratorio y otras partes del cuerpo como ocurre con la mayoría de los cánceres. Éste es uno de los 200 tipos de cáncer descubiertos por la ciencia que afectan a la salud humana y comprometen seriamente la vida de las personas.

El cáncer de laringe es una tumoración de células malignas y agresivas que se forman en la esa zona del cuerpo humano ubicada en el centro del cuello. Las tumoraciones malignas aparecen, en los inicios de la enfermedad, específicamente en el área de la glotis, membrana que recubre las cuerdas vocales. Allí puede dar inicio un tumor que puede tener el diámetro de hasta 10 centímetros, es decir, el tamaño de un pomelo.

La Laringe, la zona de la voz

La laringe, ubicada en la parte central y anterior del cuello,  es también llamada en medicina la «caja de la voz» porque en esa área del cuello se localizan las cuerdas vocales que están alojadas en una de las partes de la laringe como lo es la glotis. Otras de las partes que componen la «caja de voz» es la supraglotis y la subglotis.

Es importante mencionar que en esa parte del cuello también se encuentran la glándula tiroides, la traquea y el esófago, órganos que pueden llegar a verse afectados si se disemina el cáncer de laringe.

La «caja de la voz» o mejor conocida como laringe cumple tres funciones que son básicas para los seres humanos: la primera función es la emisión de la voz, científicamente llamada «fonación». Otras de las funciones de la laringe es la deglución que le permite a las personas tragar los alimentos y bebidas, y la tercera función es la respiración, función que es vital para la salud y la existencia humana.

El aire que respiran los seres humanos pasa necesariamente por la laringe, primero entra por la nariz, pasa por la faringe y luego la laringe, atraviesa los bronquios para llegar finalmente a los pulmones, de manera tal que cualquier obstrucción en las vías respiratorias afectará inevitablemente la respiración.

Otras zonas del cuello que se pueden afectar con una tumoración maligna que se origine en la laringe son los ganglios linfáticos del cuello, la columna espinal (la parte superior de la columna) el tórax y una arteria principal como lo es la conocida arteria carótida.

Se ha dicho que la parte más afectada por el nacimiento de un tumor maligno en la laringe es la glotis (donde están las cuerdas vocales) pero hay otras dos partes de la laringe que también son fundamentales para el funcionamiento de esta zona del cuello. Ellas son:

La Subglotis: está ubicada entre la tráquea y las cuerdas vocales.

La Supraglotis: es la parte más superior de la laringe, está específicamente sobre la glotis y allí también de ubica la epiglotis.

La ciencia ha demostrado que el cáncer de laringe comienza su desarrollo en las células más blandas de la laringe que son aquellas conocidas como «células escamosas» que son delgadas y planas y que sirven de recubierta protectora de la laringe.

Descripción del cáncer de laringe

El cáncer de laringe comienza siendo una pequeña tumoración que puede tener desde un centímetro (en el inicio) hasta 10 centímetros en su estado más crítico y avanzado. Las células malignas se van multiplicando agresivamente y van tomando terreno de los tejidos buenos que conforman la laringe.

Se puede decir que el cáncer es un proceso frenético y sin control de la división de las células, es precisamente ese proceso el responsable de lo que se conoce como cáncer. Ese descontrol en la multiplicación de las células y los tejidos anormales hace que los tejidos buenos poco a poco mueran creando las condiciones para que más células malignas se adueñen de células buenas y órganos del cuerpo.

El cáncer de laringe es uno de los tipos de cáncer que curiosamente puede detectarse en las etapas más prematuras porque los síntomas comienzan a aparecer tempranamente. Entre los síntomas que comienzan a manifestarse están: el dolor de garganta y oídos, además de la dificultad para tragar y los cambios en el tono de voz producto de la ronquera que comienza a prevalecer en el individuo. Ya en la parte más avanzada de la enfermedad comienza a notarse un bulto en la garganta.

¿Pero… cuáles son las causas del cáncer de laringe?

Como en cualquier otra enfermedad existen diferentes factores de riesgo que ponen en peligro a las personas y aumentan sus probabilidades de llegar a padecer alguna enfermedad crónica como el cáncer.

El cáncer de laringe tiene distintos factores de riesgos asociados a ese probabilidad. Entre los principales factores de riego están los que se pueden controlar y los que no pueden controlar.

  • Factores controlables. Este factor está estrictamente relacionado al consumo excesivo de cigarrillo y alcohol. También de la alimentación, la exposición en los lugares de trabajo, el contagio del virus del papiloma humano y la enfermedad del reflujo gástrico.
  • Factores no controlables. Se cuentan los antecedentes familiares (genética) la edad,  género y la raza.

El consumo del tabaco y de bebidas alcohólicas es el primer factor de riesgo que según la medicina funge como detonante del cáncer de laringe.

Hay estadísticas comprobadas que han determinado que el 90 por ciento de los pacientes con cáncer de laringe son o fueron fumadores activos por largos períodos. La nicotina y los diferentes tóxicos que integran los componentes de los cigarrillos son causantes número uno del cáncer de laringe.

Adicionalmente, la ciencia estima que no solo los fumadores activos llegan a padecer de cáncer de laringe, también los llamados fumadores pasivos tienen altos factores de riesgo de desarrollar la enfermedad.

Otros de los catalizadores del cáncer de laringe son las bebidas alcohólicas, éstas sustancias unidas con el consumo de cigarrillo o tabaco son fuentes potenciales para el desarrollo de tumores malignos en la garganta y diferentes partes del cuerpo.

Una alimentación deficiente también es otro factor de riesgo. Es necesario que las personas incluyan en su vida buenos hábitos para comer, especialmente que en su dieta estén incluidos los vegetales y frutas frescas, mientras que descarten frituras y alimentos con gran carga calórica como los productos procesados.

El virus del Papiloma Humano constituye otro de los factores de riesgo para padecer cáncer de laringe. Este virus agrupa en sí sólo más de 150 virus. Se sabe que el VPH es un virus que produce unas protuberancias llamadas «papilomas», popularmente llamadas verrugas.

El padecer cáncer de laringe también es probable para las personas a las que se le practican algunos estudios específicos para saber si tiene alguna mutación genética. Entiéndase alguna mutación hereditaria que lo haga vulnerable al padecimiento de cáncer de garganta o cáncer de laringe. La medicina ha identificado dos tipos de mutación genética que indica una probabilidad de que el paciente tenga la enfermedad por una causa hereditaria.

  • Anemia de Fanconi: este síndrome indica que las personas pueden tener problemas en la sangre, por lo que pueden desarrollar una leucemia o anemia aplásica. Adicionalmente, estos individuos podrían ser pacientes potenciales de cáncer de garganta y boca.
  • Disqueratosis congénita: esta mutación genética es la causante de manifestaciones cutáneas (sarpullidos) y uñas anormales en los dedos tanto de los pies como de las manos. El riesgo de estas personas es también bastante elevado.

Otro factor de riesgo controlable es el relacionado a la exposición de las personas en sus lugares de trabajo. Hay quienes ejercen su actividad cotidiana en lugares donde se manejan grandes cantidades de aserrín. Este material es altamente dañino para la salud, al igual que los son los vapores de las pinturas y algunos productos químicos utilizados en las actividades petrolera, minería y metalurgia. Las industrial de textiles y de plásticos basan su actividad con la manipulación de sustancias tóxica. Entre los productos tóxicos de las industrias se suma el asbesto, causante del cáncer de garganta, laringe y pulmón.

En relación a los factores de riesgo no controlable están la raza, en este punto los expertos señalan que los más propensos al cáncer de laringe son las personas blancas y negras, y las menos propensas con las asiáticas y los hispanos. En cuanto a la edad, el cáncer de garganta es más frecuente en personas con más de 65 años. Mientras que los más propensos al cáncer de laringe según el género son los hombres y no las mujeres.

El último catalizador del cáncer de laringe es  la enfermedad por reflujo gastroesofágico, causante también del cáncer de esófago.

Tratamiento del cáncer de laringe

Luego de que los médicos realicen todas las pruebas que ayudarán a tener un diagnostico absolutamente transparente y acertado sobre la condición exacta del paciente es que se le indicará al enfermo un tratamiento acorde a su condición específica. Sin embargo existen tratamientos generales para lograr que el paciente recupere su calidad de vida, estos tratamientos son:

  1. En primer  lugar dejar de fumar si es que el paciente lo hacía
  2. Llevar una vida saludable con una ingesta de alimentos balanceados y ricos en vitaminas y minerales
  3. La cirugía
  4. La radioterapia
  5. La quimioterapia

Exámenes diagnósticos posibles

Para el diagnóstico del y clasificar el cáncer de laringe los médicos utilizan varias pruebas de la garganta y el cuello. A continuación se describen algunas de estos procedimientos:

Para el diagnóstico del y clasificar el cáncer de laringe los médicos utilizan varias pruebas de la garganta y el cuello. A continuación se describen algunas de estos procedimientos:

Examen físico del cuello y garganta: la revisión de la garganta y el cuello son el punto de partida. Aquí el médico buscará anomalía en las distintas áreas de la laringe. El especialista palpará toda la boca con sus dedos, utilizará un espejo pequeño para observar todos los rincones de la boca. Se evaluarán los labios y cachetes, la condición de las encías; la parte trasera y superior de la boca, el cielo, la parte inferior y los lados de la lengua y la garganta. En el cuello el médico buscará alguna inflamación irregular de los ganglios linfáticos.

Biopsia: es la extracción de células o tejidos para que un patólogo las analice en un microscopio y determine si hay signos de cáncer

Otros procedimientos incluirán una laringoscopia, endoscopia, una tomografía computarizada, una resonancia magnética, una tomografía por emisión de positrones, exámenes de TEP-TC, practicarán una gammagrafía ósea, ingesta de bario,

Radioterapia, cirugía y quimioterapia en el cáncer de laringe

Son los principales procedimientos que se utilizan para el tratamiento del cáncer, cualquiera que sea la localización de la enfermedad.

Cuando el cáncer de laringe está en la primera etapa (etapa cero) el tratamiento que aplican los médicos es la cirugía endoscópica o radioterapia. Es un procedimiento quirúrgico que no tiene complicaciones y del cual los pacientes se recuperan en un lapso de tiempo muy corto con muy buenos pronósticos. En esta etapa es fundamental que el paciente no cometa recaídas de ningún tipo, especialmente la de fumar, ya que se reducirían a su mínima expresión las probabilidades de una recuperación rápida y absoluta.

En la etapa II de los cánceres se aplica radiación sola (sin cirugía). Este procedimiento es muy usado por los médicos para tratar los cánceres más pequeños como por ejemplo el cáncer en la glotis o en la supraglotis, esto con el fin de liberar la presión que generan los tumores en las cuerdas vocales y la incapacidad que le dan al paciente para deglutir y masticar.

Los tumores malignos, categorizados como cánceres en etapas III y IV  son tratados con una combinación de tratamientos que incluyen la cirugía, la radiación y/o quimioterapia. En estas etapas los tumores están avanzados, incluso se han trasladado hacia otros órganos de la zona del cuello, especialmente los ganglios linfáticos.

Antes los médicos procedían con una cirugía menor o inclusive un procedimiento denominado laringectomía total, pero en hoy en día los especialistas prefieren proceder con un tratamiento conocido como «quimiorradiación», que es la combinación de la radiación y quimioterapia.