Saltar al contenido

¿Cómo hablar con los niños sobre el cáncer?

27 diciembre, 2018

Para un niño descubrir que uno de sus padres o algún familiar cercano padece cáncer es una terrible experiencia que puede abrumarlo. Es un desafió especial para lo cual ningún adulto está preparado, mucho menos un niño que apenas comienza la vida y tiene delante de sí todo un mundo que experimentar.

El papel que desempeña el médico o el padre en este sentido es delicado, es como caminar en la cuerda floja. Al respecto, un antiguo proverbio reza: «El que habla sin pensar hiere como una espada, pero lo que dice el sabio trae alivio». Es un consejo a tomar en cuenta, porque podemos causar profundas heridas emocionales o por el contrario sanar corazones lastimados dependiendo de lo que digamos.

Ahora bien, ¿Cómo decirle a un niño qué es el cáncer? ¿Cuánta información debe darle el padre o el médico? ¿Qué palabras se deben utilizar para explicar la enfermedad? 

Son muchas las preguntas que pueden surgir en la mente de un angustiado padre y en muchos casos responderlas supone uno de los mayores desafíos a los que se puede enfrentar. La información que le dé a su hijo sobre el cáncer, mucho dependerá de la edad del niño y del grado de madurez que manifieste.

Aunque es cierto que el anhelo superior de todo padre es proteger a su hijo de cualquier cosa que pueda lastimarlo, es vital que sea honesto con él y le proporcione toda la información necesaria sobre la enfermedad.

Hablando con los niños del cáncer

Hablando con el niño sobre el cáncer

Por naturaleza los niños son inquisitivos y observadores. Aproveche esta capacidad del niño para hablarle con franqueza. Pero no olvide que ellos entienden las cosas de manera muy distinta a usted. Entonces, ¿Qué puede decirles?

  1. Lo primero que debe hacer es evitar los rodeos. Utilice la palabra «cáncer», no use eufemismos o expresiones que puedan confundir a su hijo para suavizar la gravedad de la enfermedad. Mejor use palabras sencillas pero directas.
  2. Deje claro desde el principio que el cáncer no es una enfermedad contagiosa, eso mitigará cualquier duda que pueda sentir de acercarse al padre o familiar enfermo. Dígale que no hay razón para temer.
  3. Sea realista con el pronóstico y la evolución de la enfermedad. Aunque sea optimista, concéntrese en el tratamiento, en sus efectos y en las probabilidades de recuperación.
  4. Permita que el niño haga todas las preguntas que le inquietan. Hable en lenguaje sencillo y cuando no sepa qué decir, sea honesto.
  5. Ayude al niño a comprender que el hecho de que un familiar o usted tenga cáncer, no significa que morirá irremediablemente. Disipe los temores que pueda tener. Mencione que muchos pacientes han ganado la batalla a la enfermedad y otros han vivido con el cáncer por mucho tiempo. Pero, aunque parezca contradictorio, no aliente falsas expectativas.
  6. Valore los comentarios sinceros del niño de querer ayudarlo a curarse, aunque no dependa de él. Hágale saber que está en manos de los mejores médicos y tratamientos científicos conocidos.

Inquietudes infantiles

Inquietudes del niño por un familiar con cáncer

Para un niño lidiar con la noticia de que un familiar o padre tiene cáncer es difícil, mucho más si no le aclaran todas sus inquietudes y será peor si estos presienten que se les está ocultando algo. La experiencia ha demostrado que en muchos casos el ocultar información delicada para el niño ha contribuido que estos pierdan la confianza en sus padres o se resientan por no ser tomados en cuanta en asuntos importantes de la familia.

¿Qué suele inquietar a los niños al saber la noticia de que un familiar tiene cáncer? 

  1. Una de las principales preocupaciones para los niños cuando se enteran de la enfermedad son los cambios físicos que sufrirá el familiar con cáncer y los efectos colaterales del tratamiento. 
  2. Otro asunto que les inquieta mucho es creer que no quiere estar con ellos si pasa mucho tiempo en el hospital, o que se van a quedar solos si el desenlace de la enfermedad es fatal. Lo que los niños quieren es que les digan la verdad con delicadeza.
  3. También les preocupa creer que ellos hicieron algo que pudo provocar el cáncer del familiar. Asegúreles que ellos no tienen la culpa. Pregúnteles: ¿Por qué crees que es tu culpa? No minimice sus sentimientos y escúchelos con interés.
  4. Pensar que el tratamiento no está ayudando a que se mejore, podría inquietarlos igualmente. Hágales saber que cada paciente reacciona diferente al procedimiento medico recomendado. Ayúdelos a valorar cada avance positivo que logre de la enfermedad.

Si va a hablar recuerde

Debes hacer que el niño se sienta querido y no rechazado a pesar de tu enfermedad

Recuerde que no decir nada a su hijo sobre el cáncer no disminuirá su ansiedad. Al contrario, le dará la oportunidad de echar a volar la imaginación, y vaya que los niños tienen bastante imaginación. Por eso, no permita que algo doloroso se convierta en algo traumático y confuso. Tome en cuenta estas recomendaciones finales:

  1. Toda la familia debe estar unida y cooperar como un solo equipo para decidir cuánta información, qué detalles de la enfermedad y tratamiento le darán al niño.
  2. Respete el deseo de su hijo de pedir información sobre lo que le ocurre, pero también acepte con bondad si este no quiere saber más al respecto. No lo obligue. Esté disponible para cuando quiera expresarse.
  3. Hable con su hijo de cómo se siente usted, esto ayudará que él exprese con naturalidad sus sentimientos y temores. No se escandalice por sus comentarios, los niños suelen expresarse a veces de forma desatinada.
  4. Considere la posibilidad de consultar con un especialista si cree necesario que su hijo reciba algún tipo de ayuda psicológica.
  5. Haga que su hijo se sienta querido, recuérdele que él es importante para usted a pesar de su enfermedad. En la medida de lo posible, dedíquele tiempo y muestre interés en su día a día de modo que no se sienta solo y abandonado.

Como se ha visto, hablar con los niños sobre el cáncer representa todo un desafío, pero no se dé por vencido. Usted puede afrontarlo con valor.