Saltar al contenido

Descripción del cáncer de estómag

10 enero, 2019

El estómago, es un órgano que se ubica entre el esófago y el intestino delgado y es el encargado de mezclar los alimentos con los jugos gástricos para digerir las proteínas. Su función principal es procesar todo lo que comemos, no en vano representa la parte más grande del aparato digestivo.

Tiene forma de saco elástico, que puede variar de tamaño según la cantidad de alimento que se ingiera, el estómago es uno de los órganos más activos del cuerpo y es necesario para realizar la conversión que demanda nuestro organismo en el momento de transformar lo que comemos, en el combustible que necesitamos para ejecutar las tareas del día a día.

El cáncer es una de las enfermedades más frecuentes en estos días y representa una anomalía que se manifiesta en las células del cuerpo y empiezan a crecer de forma anormal y descontrolada. 

Cualquiera podría desarrollar esta enfermedad, cuando nuestro cuerpo almacena agentes que en lugar de cumplir con su período de desarrollo para luego degradarse, se reproducen y desplazan a las células sanas.

Las células cancerígenas se agrupan y forman tumores que pueden ser operados y en muchas ocasiones logran ser tratados con éxito.

Cáncer de estómago

El cáncer de estómago, también llamado cáncer gástrico, presenta un desarrollo lento y progresivo con la particularidad de ocultarse en el cuerpo humano de forma silente y tardar años en desarrollarse. Es un tipo de cáncer que se forma en los tejidos que revisten el estómago y la mayoría se gesta en las células de la capa interna del estómago (la mucosa).

Los cambios que empiezan a generar las células cancerígenas en sus inicios, no arrojan síntomas claros hasta que las células malignas crecen y empiezan a destruir tejidos y órganos, especialmente el esófago y el intestino delgado.

La incidencia del cáncer de estómago es variable en todo el mundo, pero representa una de las principales causas de muerte entre pacientes oncológicos, aunque no están claramente definidos los factores que causan su aparición se atribuyen a condiciones ambientales y hábitos alimenticios .

¿Qué es el cáncer de estómago?

El cáncer de estómago se manifiesta ante el crecimiento anormal de las células del estómago y la formación de tumores en cualquiera de las capas que integran el órgano. La aparición de este tipo de cáncer es más frecuente en las células glandulares, lo que se define como adenocarcinoma, según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), este tipo de tumor supone el 95? los diagnósticos de cáncer de estómago.

Adenocarcinoma gástrico

Las alteraciones que pueden generar el cáncer de estómago en sus inicios, difícilmente pueden ser calificadas como cáncer en vista de los síntomas comunes de procesos de indigestión o molestia estomacal, que en cualquier caso puede atribuirse a otros padecimientos.

El proceso de investigación médica se hace más profundo cuando se observan síntomas más complejos como: vómitos, dificultades para tragar, intolerancia persistente ante la ingesta de alimentos, perdida inexplicable de peso.

El paciente muchas veces logra minimizar la incidencia del malestar durante años y permanecer durante mucho tiempo con la enfermedad, generalmente el cáncer de estómago es diagnosticado cuando se ha desarrollado y son evidentes los daños causados en el aparato digestivo.

Algunos especialistas aseguran que el cáncer de estómago se manifiesta en personas de edad avanzada de entre 60 y 65 años que en la mayoría de los casos, por lo tardío del diagnóstico, tiene complicaciones para ser tratado.

Cuando se desarrollan células cancerígenas en el estómago, éstas pueden extenderse a través de sus paredes a órganos vecinos como el hígado, el páncreas o el colon y hasta órganos distantes como los pulmones y ovarios entre otros, es lo que conocemos como metástasis. El proceso degenerativo fácilmente puede afectar al funcionamiento de los órganos que completan las funciones que se derivan del estómago.

Endoscpia gástrica

El diagnóstico de cáncer gástrico es realizado a través de pruebas de imagen y sangre, la endoscopia y posteriormente una biopsia de los tejidos que se observan, estos análisis, son para el especialista la hoja de ruta que determinará la dimensión de la enfermedad y la fase en se encuentra.

Las expectativas de vida estarán necesariamente atadas a la velocidad con la que avance la enfermedad y a su capacidad para ocasionar daños en el estómago. Muchos especialistas sugieren revisar con cierta atención los síntomas y malestares estomacales, por si pueden estar en algo asociados a los factores de riesgo que caracterizan esta enfermedad.

Factores de riesgo del cáncer de estómago

Como la mayoría de los distintos tipos de cáncer, el de estómago no tiene una causa exacta a la que pueda atribuirse su aparición, sin embargo, hay ciertos factores que según investigaciones hacen del cáncer de estómago un enemigo latente.

El riesgo de desarrollar cáncer de estómago aumenta si se ha padecido la infección por Helicobacter pylori, si se ha sufrido inflamación del estómago o si habitualmente consume alimentos curados en sal, ahumados o encurtidos; los antecedentes familiares también tienen una alta incidencia de sufrir cáncer gástrico, un paciente con varios familiares con cáncer gástrico tiene entre 2 y 3 veces más riesgo de padecerlo.

Infección por Helicobacter pylori

El cáncer de estómago afecta en mayor número a los hombre y en menor medida a las mujeres, entre los elementos que más se repiten en los pacientes está: la obesidad, el consumo de tabaco y cigarrillo, intervenciones o cirugías de estómago como extracción de úlceras podrían representar un riesgo aumentado. Patologías como la anemia perniciosa que evita la debida absorción de la vitamina B12 y la enfermedad de Menetrier (gastropatía hipertrófica) que se refiere al engrosamiento de los pliegues gástricos que revisten el estómago y evita la debida absorción de proteínas; el reflujo gastroesofágico, un trastorno común en el que el ácido del estómago asciende desde el estómago hasta el esófago puede aumentar el riesgo de cáncer en la unión entre el estómago y la garganta, también la gastritis crónica atrófica puede ir degenerando hasta formar un cáncer.

El cáncer de estómago se puede interpretar como una enfermedad derivada de otros padecimiento menores que han causado daños al órgano y posteriormente representan el nicho donde se desarrollan células anormales.

Enfermedad de Menetrier

Los países más desarrollados son los que presentan una tasa mayor de incidencia de cáncer de estómago, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de gástrico es más habitual en Asia oriental y América del Sur y es menos frecuente en Europa occidental, aunque ocupa la quinta posición entre los carcinomas más frecuentes del continente.

Quizás este repunte en las estadísticas responde a la capacidad científica para concluir el diagnóstico y registrar los casos aunado al crecimiento de malos hábitos entre la población, prueba de ellos sería el crecimiento de la obesidad, el alcoholismo y el sedentarismo.

Síntomas del cáncer de estómago

En la mayoría de los casos, el cáncer gástrico permanece asintomático hasta que el paciente está en una fase avanzada de la enfermedad las molestias que llevan al paciente a las primeras visitas médicas suelen ser vagas y frecuentemente coinciden con síntomas de otras patologías como la úlcera gástrica, gastritis e inflamación de la vesícula biliar.

Los síntomas regulares pueden ser vómitos, náuseas, dolor abdominal, malestar, hinchazón o acumulación de líquido en el abdomen y mala digestión; estos no resultan de alarma hasta que el paciente empieza a observar importante pérdida de peso y de apetito, dolor abdominal muy agudo y constante, cambios del ritmo intestinal o hemorragias.

En algunas personas, previamente a ser diagnosticadas, se hace evidente la disminución en su energía y la sensación de estar lleno después de comer muy poco. Los doctores podrían encontrar durante el examen físico nódulos palpables, masas, durezas en el abdomen o el aumento de tamaño de algún órgano.

Tumos gástrico

El cáncer de estómago no es una patología de simple despistaje por lo que su principal enfoque preventivo debe orientarse hacia el consumo de alimentos frescos como vegetales, verduras, frutas  y cereales ricos en fibra; reducir el consumo de salazones y ahumados acompañados de procesos cuidadosos en la conservación de los alimentos.

Es importante no fumar, evitar el sobrepeso corporal y practicar ejercicio físico, estos hábitos le ayudarán a disminuir el riesgo de padecer cualquier tipo de cáncer.

Exámenes y tratamiento del cáncer de estómago

En la mayoría de los casos el tratamiento requiere un abordaje multidisciplinario que involucra la presencia de varios especialistas, los profesionales podrán tratar las distintas manifestaciones de la enfermedad y concluir en un diagnóstico más exacto y definitivo para determinar si aplica la extracción del tumor a través de cirugía, que es el único tratamiento que se realiza con el objetivo de curar el cáncer, si esto no es posible, los demás tratamientos se utilizan con el propósito de aliviar los síntomas y prolongar la vida del paciente.

Las tres terapias fundamentales son la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia, en algunos pacientes el tratamiento consistirá únicamente en aminorar las manifestaciones de dolor cuando el cáncer de estómago está en una fase muy avanzada o se encuentre diseminado en otros órganos. Los cánceres de estómago pueden estar desarrollados entre la etapa cero donde el carcinoma no ha comenzado a extenderse y luego se ubican entre la etapa uno hasta la cuatro, entre más alto sea el número más elevado será su nivel de propagación, lo que se denomina metástasis.

El procedimiento quirúrgico implica la extracción del tumor o formaciones que puedan ser extirpadas durante la cirugía, posterior a la operación el paciente puede sufrir de acidez, dolor abdominal y la necesidad de tomar algunos suplementos vitamínicos. El paciente tendrá que cambiar sus hábitos alimenticios y probablemente sufra diarrea durante algunos meses después de la operación.

Gastrectomia total laparoscopica por cancer

Según la incidencia del cáncer de estómago algunos países emplean exámenes especializados para alcanzar un diagnostico precoz, sin embargo las características asintomáticas que prevalecen en las primeras etapas del cáncer gástrico no aportan datos directos, lo que hace necesario ordenar análisis de sangre y pruebas radiológicas que son los que arrojan información certera del estado del paciente y pueden orientar al especialista sobre la situación y el funcionamiento de algunos órganos cercanos como el hígado y el riñón.

La información que aportan los estudios sobre marcadores tumorales ofrecen las primera señas de la posible existencia de células malignas, luego la exploración realizada a través de la Endoscopia Digestiva permite al médico tratante tomar las muestras que sean necesarias para ordenar las biopsias y el análisis de los tejidos que puedan extraerse de la zona afectada.

Los doctores ordenan exploraciones radiológicas para visualizar la extensión del cáncer y su ubicación precisa las más utilizadas son: Radiografía de abdomen, ofrece información sobre obstrucciones del estómago o del intestino; ecografía abdominal o abdominopélvica que arroja información sobre el cáncer de estómago y su extensión, además de determinar existencia o no de metástasis en el hígado.

Salida de la enfermedad

Una vez que el paciente se somete al proceso quirúrgico y este resulta exitoso existe la posibilidad de acabar de forma definitiva con el cáncer y retornar a una vida normal, sin embargo muchos pacientes ven bajo sombras la posibilidad de un diagnostico positivo por el miedo a un posible retorno de la enfermedad o lo que se define como revivida del cáncer.

Como consecuencia de la enfermedad y lo invasivo de su tratamiento, no resulta sencillo adaptarse a una nueva imagen corporal, la falta de energía para el trabajo, las emociones de un entorno que se conduele por quien sufrió la enfermedad y la necesidad de tomar un nuevo estilo de vida. Es posible que sea de ayuda comentar estos problemas con familiares y amigos para que en conjunto ayuden a superar el miedo a vivir y asumir un nuevo estado de salud.

Parte del tratamiento que la medicina moderna emplea contra cualquier tipo de cáncer es el cuidado psicológico y anímico del paciente. Se ha comprobado que la determinación de mantener cierto dinamismo en la rutina diaria y un rango de actividad que, sin llegar a causar fatiga, pueda generar endorfinas promueve en el enfermo condiciones para sentirse mejor.