Saltar al contenido

Descripción del cáncer ovárico

4 enero, 2019

Para una gran cantidad de personas el escuchar o pronunciar la palabra Cáncer es sinónimo de enfermedad, debilidad, dolencia y sufrimiento, sin embargo científicamente el carcinoma es el desarrollo desmedido de células anormales que se esparcen sin control en cualquier órgano o parte del cuerpo humano.

El proceso natural de las células normales es que cumplan con su división controlada y después de un tiempo determinado mueran, mientras que la célula cancerígena no tiene la capacidad de morir, causando una división ilimitada. Esas partículas crean una acumulación de masas conocidas con el nombre de neoplasias o tumores, que al propagarse destruyen o sustituyen a los tejidos habituales.

Es importante mencionar que el cáncer puede iniciarse en cualquier parte del organismo, porque todo el cuerpo está conformado por miles de células. Todos los tumores cancerosos son malignos, los cuales pueden localizarse y extenderse en diversos tejidos hasta llegar a atacar aquellos órganos que estén cercanos a esa masa inicial.

Cáncer de ovario avanzado

Existen diferentes tipos de cáncer, que se clasifican dependiendo del órgano o tejido en el que se originó, diferenciándose en las alteraciones celulares y moleculares. Lo cierto es que uno de ellos afecta únicamente a la mujer, y ese es el cáncer ovárico. Este cáncer se origina en alguna de las dos glándulas reproductoras femeninas conocidas como ovarios, que se aloja principalmente en la membrana que los recubre formada por las células epiteliales.

Es común que este tipo de afectación se desarrollé en mujeres de edades avanzadas, comprendidas entre los 50 y 70 años de edad. Actualmente es el tercer carcinoma más recurrente en el aparato reproductivo, no obstante, con un diagnóstico prematuro y tratamientos adecuados pueden salvar las vidas de quiénes lo padecen.

Lo preocupante del cáncer de ovario es que su diagnóstico es tardío, porque en mucho de los casos la determinación del padecimiento ocurre cuando las células malignas ya se han diseminado y también es confundido con otras enfermedades comunes que tienen similares sintomatología.

Principalmente la paciente durante su revisión de rutina con el médico especializado en ginecología es que descubre el diagnostico, al momento en que el experto observa esa masa arrojada en la zona pélvica, la cual puede ofrecer un resultado maligno o benigno por medio de una biopsia. El profesional como primordial medida realizará varios estudios, entre ellos resonancia magnética, tomografía axial, ecografía trasvaginal y análisis de sangre CA-125 que comprobarán el padecimiento, el cual de ser positivo se recomendará inmediatamente la intervención quirúrgica y tratamientos.

Ecografía transvaginal

¿Qué son los ovarios?

Los ovarios son dos glándulas que forman parte del sistema reproductor femenino. Tienen una apariencia parecida a una almendra, de forma ovalada, en color blanco grisáceo, con un peso aproximado de 6 a 7 gramos y de un tamaño de1x2x3 centímetros en las damas fértiles, que tienen como principal función producir óvulos.

Los ovarios se encuentran ubicados en la parte baja del abdomen, uno a cada lado del útero y exactamente sobre las trompas de Falopio. Son los encargados de producir las hormonas femeninas, progesterona y estrógeno, las cuales definen un correcto funcionamiento de cada uno de los órganos sexuales.

Todos los meses aproximadamente cada 28 días la mujer experimenta la menstruación, proceso en el que es desprendido el ovulo creado por uno de los dos ovarios, después de pasar por el periodo de ovulación, donde unos 20 o 10 folículos se encargan de su maduración.

De caso contrario el ovulo puede ser fecundado por un espermatozoide proveniente de la esperma del hombre. Los ovarios también producen los estrógeno, hormona que asiste el apropiado desarrollo de las diferentes características secundarias de la sexualidad en las damas durante la pubertad, responsables del perfecto mantenimiento y adecuada maduración del sistema reproductivo. Por su parte la paralización de la secreción de la FSH por medio de la hipófisis es causada por la progesterona.

Ovario

¿Es frecuente el cáncer de ovarios?

Según estudios la aparición de células malignas en los ovarios es frecuente en aquellas mujeres luego de la menopausia. Puede ser diagnosticado en esa etapa tardía de las damas que comienza a partir de los 50 años, con cifras de padecimiento alarmante porque 1 de cada 7 damas en el mundo sufren de esta enfermedad.

Las mujeres más propensas a sufrir neoplasias son las que tienen algún antecedente familiar o particular de cualquier tipo de carcinoma, no tener un embarazo a lo largo de la vida, no conocer de ciertas mutaciones genéticas en los alelos BRCA2 y BRCA1 o poseer un índice de masa corporal mayor de 30.

También tienen riesgos las mujeres que padecen de infertilidad, endometriosis y que nunca tomaron una pastilla anticonceptiva a lo largo de su período fértil. Muchas pacientes confunden la sintomatología del cáncer ovárico con los síntomas de cualquier alteración benigna en su sistema ginecológico o de un trastorno estomacal por la similitud de los malestares, principalmente por el dolor constante alojado en el abdomen o en la zona pélvica.

Otros de los malestares que puede sentir la mujer que lo padezca son: falta de apetito, sensación de ir a orinar con más frecuencia, cambios en sistema digestivo evidenciándose en diarrea o estreñimiento, vómitos o nauseas, dolor de espalda que puede incrementarse paulatinamente, perdida o aumento de peso sin ninguna causa específica, alteraciones durante la menstruación o sangrado vaginal.

Endometrosis

¿Pueden convertirse en cáncer todos los quistes o tumores ováricos?

Antes de llegar a la conclusión de sí todos los quistes o tumores ováricos pueden convertirse en cáncer es necesario explicar ambas definiciones. Los quistes tienen una apariencia de saco que en su interior contiene líquido o aire, los cuales pueden alojarse en cualquier parte del cuerpo, inclusive en tejidos blandos, huesos y órganos. En la mayoría de los casos los quistes son benignos, lo que quiere decir que no contienen células cancerígenas, sin embargo, según estudios se conoce que casi todos los tipos de cáncer ocasionan quistes.

Los tumores son esa masa anormal de la que ya se ha explicado anteriormente. También pueden detectarse en cualquier parte y zona del organismo, pudiendo ser benignos o malignos. Tanto los tumores como los quistes pueden formarse en los riñones, hígado, colon, estomago, páncreas, pulmones, mamas y ovarios.

Para confirmar y salir de dudas sobre su benignidad o malignidad es necesario que al paciente con la ayuda de un especialista se le realice la toma de una muestra del tejido u órgano afectado y en algunos casos se extrae por completo para realizarle una biopsia, proceso que se lleva a cabo por medio de un análisis en el microscopio.

Quiste de ovario

¿Existen varios tipos de cáncer ovárico?

La respuesta a esta interrogante es un sí, porque dependiendo del comportamiento de las células anormales al observarse en un microscopio se sabrá el tipo de cáncer ovárico que presenta la paciente y el tratamiento a implementarse que le funcionará mejor.

El más común es el carcinoma epitelial que corresponde entre el 85% y 90?l cáncer de ovarios. Estos tumores son serosos, afectan las diferentes células ubicadas en las capas de la membrana que recubre el órgano reproductor y en algunos casos son minuciosos y variados en neoplasias poco usuales para formar el cáncer de Brenner o de células transicionales. Muchas veces este tipo de tumor maligno son difíciles de diagnosticarse, debido a que las células se confunden y suelen parecerse a las naturales que envuelven a las trompa de Falopio.

Otro prototipo es el poco frecuente denominado neoplasias malignas de células germinales, el cual se desarrolla en las células encargadas de la producción de los óvulos usualmente se ocasionan en mujeres jóvenes con edades comprendidas de los 10 a 29 años.

Las neoplasias malignas estromales es uno de los tipos de tumores cancerígenos más extraños, porque afectan las células de los tejidos cognitivos, la zona de la que mantiene unidos ambos ovarios y las células granulares. Estas últimas los tumores se desarrollan en un 90? laser circunstancias tonto en adultos como en niños.

Tumores ováricos de células germinales

Los tumores crecen en la zona local pero al progresar de manera directa e invasiva pueden afectar las estructuras situadas alrededor, como lo son útero, vejiga, trompa de Falopio y recto. El crecimiento más habitual ocurre por diseminación peritoneal al producirse un desprendimiento de las células del tumor maligno y esparcirse por toda la cavidad abdominal habitando la membrana que envuelve las vísceras sembrándose en ellas, es por esto que comúnmente se le conoce como siembra peritoneal.

La propagación también se puede alojar en las zonas linfáticas al afectar los ganglios de la pelvis y en las cercanías de la arteria aorta. Incluso ocurre la diseminación hematógena que es tardía y no muy usual en el cáncer ovárico, porque afecta huesos, pulmones e hígado por medio de los vasos sanguíneos.

¿Cuáles son las causas del cáncer ovárico?

Existe una amplia variedad de factores que pueden ser los causantes del cáncer ovárico, sin embargo, cada caso y paciente presentan la enfermedad con distintos patrones, síntomas y malestares que se tomaran en cuenta al conocer con exactitud el tipo de tumor maligno que padece. Los principales factores son los siguientes:

La edad: Entre las circunstancias que pueden influir está la edad de la mujer, porque mientras más avanzada sean las edades tienen más riesgos de padecerla y es poco común en féminas jóvenes.

Exceso de peso: expertos han afirmado que el cáncer de ovario está relacionado con el sobrepeso, por lo que es recomendable como medida de prevención evitar ganar esos kilitos de más.

Menopausia y menstruación: las damas desde los 50 años comienzan a experimentar el periodo de la menopausia, quienes están más propensas a padecer la enfermedad y aquellas jóvenes que tuvieron su primer ciclo menstrual precoz, entes de los 12 años de edad.

Hormonas sustitutivas en la menopausia: en casi todas las circunstancias las féminas durante la menopausia usan estrógeno, hormona sustitutiva que en exceso podría provocar un carcinoma.

Antecedentes familiares: sí en el núcleo familiar o parientes cercanos ya padecen o han tenido cáncer en algún momento de sus vidas el riesgo de padecer cáncer aumenta.

Cáncer de ovario

¿El cáncer ovárico puede ser hereditario?

Después de una gran cantidad de estudios se descubrió que el cáncer ovárico tiene un origen hereditario entre un 10?6? todos los casos. El riesgo aumenta si el padecimiento lo tiene o tuvo la madre, hermana, tías e hijas, no obstante, si en la familia del padre también existen personas afectadas con tumores malignos el peligro permanece.

Es importante saber que el antecedente de algunos tipos de cáncer, como el de mamas o colorrectal están estrechamente vinculados en un mayor riesgo de sufrir un carcinoma en el aparato reproductivo.

El síndrome es ocasionado por mutaciones hereditarias en los genes BRCA2 o BRCA1, los cuales al tener un proceso normal ayudan en la prevención del cáncer a través de las diferentes proteínas que producen, mientras que si su proceso es anormal y se heredó las alteraciones de uno de los padres esa proteína que evita la aparición de la neoplasia no es eficaz y podría provocar la enfermedad.

¿Puedo prevenir el cáncer ovárico?

La mayoría de las féminas tienen algún factor de riesgo de padecer este tipo de cáncer, por lo que no se puede prevenir por completo sino disminuir de diversas maneras el peligro de sufrir la enfermedad. Los elementos que te ayudarán son los siguientes:

Visita al ginecólogo

Embarazos: las mujeres que tuvieron uno o más partos en su vida tienen un porcentaje menos de riesgo de padecer de neoplasias, en donde se evidencia un perfecto funcionamiento de todo el aparato reproductor.

Ingesta de anticonceptivos orales: es menos probable que sufras de algún carcinoma sí ingeriste a lo largo de periodos largos de tiempo anticonceptivos orales, porque según estudios el riesgo se reduce en un 50% en aquellas damas que lo tomaron durante 5 años o más.

Cirugía ginecológica: la opción de cirugía ginecológica es utilizada en las mujeres que tienen un nivel alto de riesgo de padecer la enfermedad. Principalmente en las féminas que tienen antecedente familiar y como medida de prevención recomendado por un especialista que prefiera extirpar ambos ovarios y útero.

Es necesario que las mujeres mantengan una revisión constante con su médico ginecólogo, profesional que se encargará de responder todas las inquietudes sobre este tema, quien las guiará y asesorará al momento de realizarse exámenes, ecografías, resonancias y exploraciones para obtener un diagnóstico temprano que le permitirá emplear el tratamiento adecuado arrojando un resultado positivo que le podrá salvar la vida.