Saltar al contenido

Enfermedad vascular cerebral e hipertensión

6 enero, 2019

En el espectro de eventos de alto riesgo relativos a la defectuosa irrigación sanguínea o circulación al cerebro o sólo una parte de este, se agrupan con el término de enfermedad vascular cerebral (EVC) que pueden ocurrir de manera súbita, pero uno de sus factores de riesgo es la hipertensión arterial (HTA).

La hipertensión arterial es una enfermedad en el que sus síntomas no pueden ser detectados en mucho tiempo porque no son notorios, llamándola en ocasiones asesino silencioso. Una vez diagnosticada puede ser tratable, en caso contrario, trae como consecuencia importantes afecciones para quienes lleguen a presentar esta enfermedad, tales como, deficiencia renal, trombosis cerebral, insuficiencia cardíaca, ceguera hemorragias, infarto al miocardio y deterioro cognitivo.

También llamada tensión arterial alta, la hipertensión es la excesiva o alta tensión en las arterias que llevan la sangre al cuerpo cuando es bombeada por el corazón y la fuerza de esa irrigación es llamada tensión arterial, que cuando es alta golpea los vasos sanguíneos ocasionando lesiones o su ruptura y obliga al corazón a realizar mayor esfuerzo.

La tensión arterial se mide con dos números, uno indica la presión arterial sistólica y la segunda, presión arterial diastólica que se lee de la siguiente manera, para una presión arterial normal será: 120/80 mm Hg.

Entre los factores de riesgo de desarrollar hipertensión se encuentran, el estilo de vida sedentario, el alto consumo de alcohol, la obesidad, el estado de los riñones y la cantidad de sodio en el organismo, el sistema nervioso o los vasos sanguíneos y el uso de anticonceptivos orales.

¿Qué es la enfermedad vascular cerebral?

La enfermedad vascular cerebral es aquella en la que ocurren alteraciones agudas en la irrigación del flujo sanguíneo al cerebro ocasionando una lesión y que sus consecuencias pueden ser transitorias o permanentes, también es considerado causa de demencia en ancianos.

Existen dos subtipos que clasifican esta enfermedad:

Evento cerebrovascular isquémico

Evento cerebrovascular isquémico, se ha determinado que aproximadamente un 80% las enfermedades cerebrovasculares son de tipo isquémico. Y es una interrupción por obstrucción o bloqueo de un trombo en un vaso sanguíneo, interfiriendo en el suministro de sangre al cerebro. Puede a su vez dividirse en tres eventos más específicos.

Infarto cerebral trombótico

Infarto cerebral trombótico, ocasionado por un trombo o coágulo de grasa que se forma en alguna de las arterias y que limitan el flujo de sangre.

Infarto cerebral embólico

Infarto cerebral embólico, ocasionado por el bloque de un coágulo denominado émbolo que viaja junto al paso de sangre hasta quedarse en una arteria delgada obstruyéndola, este bloque es también conocido como embolia.

Mini infarto cerebral o isquémica cerebral transitoria

Mini infarto cerebral o isquémica cerebral transitoria, ocasionada por una disminución o interrupción temporal del paso de sangre y que no deja alteración permanente en el paciente.

Derrame cerebral

Evento cerebrovascular hemorrágico (derrame cerebral), ocasionado por una ruptura y posterior sangrado, también puede decirse, derrame de un vaso sanguíneo en el cerebro y alrededor de éste.

Opiniones de expertos

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) la causa más influyente de sufrir accidentes cerebrovasculares o alguna cardiopatía es no llevar una dieta saludable, el sedentarismo, tener más de 50 años y el consumo excesivo de alcohol y cigarrillo.

Para los especialistas de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) es recomendable llevar una dieta balanceada, realizar ejercicios y vigilar la diabetes y la presión arterial de manera regular para evitar que suceda una EVC.

De igual manera, debe realizarse de forma periódica una revisión médica si el paciente ha tenido un infarto o una fibrilación auricular llamada arritmia o si ha padecido alguna enfermedad del corazón que podría ocasionar una embolia.

Siempre se debe estar atento ante algunos avisos del sistema nervioso de que pueda ocurrir un infarto cerebral próximamente, tales como, desequilibrio o inestabilidad, la parálisis transitoria de la mitad del cuerpo, de un brazo o una pierna.

Siempre se debe estar atento ante algunos avisos del sistema nervioso

La hipertensión es un factor de riesgo con alta incidencia en una EVC y en la mayoría de los casos el paciente fallece, lo mismo en casos de pacientes con diabetes, en el consumo de algunas drogas ya que provocan una intensa vasoconstricción y el tabaquismo porque puede llegar a producir ateroesclerosis.

La enfermedad vascular cerebral es súbita o repentina y los síntomas en algunos casos no pueden detectarse, pero se podrá requerir atención médica inmediata si se ha sufrido de dolores de cabeza o mareos intensos, indicando que ha ocurrido un evento cerebrovascular. En estudios publicados por la Federación Española del Ictus y una importante revista de neurología en España, la enfermedad cerebrovascular es la primera causa de muerte en mujeres y la segunda causa en varones, se estima que un poco más de dos millones de españoles podrían padecer de esta enfermedad los próximos diez años y se la considera un problema sociosanitario que debe atenderse porque que puede llegar a representar hasta el 4?l gasto total de salud.

En términos generales los especialistas consideran que estos son los controles y avisos que deben tomarse en cuenta para los cuidados de la salud, más aún si en el núcleo familiar se encuentran antecedentes de padecimiento de algunas de estas enfermedades, sobre todo porque lo expertos han señalado que en el 80? los casos la aparición de estas enfermedades ha podido evitarse sólo controlando los factores de riesgo, para es necesario implementar hábitos saludables:

  • Conocer cuáles son los factores de riesgo de las ECV
  • Hacerse chequeos médicos regulares.
  • Controlarse la diabetes y los niveles de colesterol.
  • Vigilar la ingesta de grasas saturadas y grasas trans.
  • Controlar los niveles de sodio (sal) que se consumen diariamente.
  • En caso de padecer se debe tratar la apnea obstructiva del sueño.
  • Cumplir fielmente si se tiene algún tratamiento médico para la tensión arterial.
  • Realizar ejercicios o alguna rutina física que contribuya a reducir el estrés, disminuir la presión arterial, bajar de peso en caso de obesidad y mejorar la salud de manera integral.

Si considera que puede encontrarse dentro del grupo poblacional de riesgo, consulte ahora mismo a un especialista.