Saltar al contenido

Identificar un lunar canceroso

27 diciembre, 2018

Cuando se trata de la salud, una de los síntomas principales en lo que debes estar atento, es de las características externas que tengas, más aún, si tú mismo puedes observar cualquier detalle atípico que presentes.

¿Quién mejor que tú para conocerte?

Es importante que estés pendiente de todo lo que tienes en el cuerpo y de lo que no tienes también, ya que a medida que las personas hacen años, les suelen aparecer manchas o lunares que no siempre presentan buen aspecto.

Muchas veces, los lunares están asociados con el cáncer de piel, por lo cual debes prestarles mayor atención, sobre todo en caso de tener antecedentes familiares de cáncer de piel relacionado con lunares.

Para cualquiera de los casos, tengas o no antecedentes familiares, lo ideal y conveniente para cualquier persona, es limitar su exposición a la luz solar y usar siempre protector solar.

Melanoma

De igual forma, es importante que siempre te examines, para identificar cualquier lunar anómalo y ayudar así, con la detección temprana del melanoma (el tipo más mortal de cáncer de piel que existe) y por ende con el tratamiento.

Gema 5

¿Qué es un melanoma?

El melanoma suele ser un cáncer de piel, aunque algunos estudios demuestran que no es así todas las veces. Este tipo de cáncer, tiene sus inicios en los melanocitos; los melanocitos son aquellas células que producen el pigmento (melanina) que da color tanto a tu piel, cabello como a tus ojos. Estos melanocitos a su vez, forman los lunares que puedes encontrar en cualquier parte de tu cuerpo, y es en ellos, donde normalmente se desarrolla el melanoma.

Por eso tener lunares puede ser un factor de riesgo para el melanoma, pero no tienes que asustarte, es importante que sepas y siempre recuerdes, que la mayoría de los lunares no se convierten en melanoma.

Existen tres categorías generales de melanoma:

  • El melanoma cutáneo: que es el conocido melanoma de piel. Es el más común de todos los tipos de melanoma debido a que la mayoría de las células pigmentarias se encuentran en la piel.
Melanoma cutáneo maligno
  • El melanoma de la mucosa: es aquel que puede ocurrir en cualquier membrana mucosa del cuerpo, incluyendo la nariz, la garganta, la vagina, el ano o la boca.
Melanoma de la mucosa
  • El melanoma ocular: también conocido como melanoma uveal o melanoma coroidal, es un tipo extraño de melanoma que ocurre en el ojo. También existe el melanoma conjuntival, que de igual forma puede incluirse en esta categoría.
Melanoma ocular

Estos dos últimos son conocidos como melanomas ocultos, ya que se pueden desarrollar en áreas del cuerpo que tienen poca o ninguna exposición al sol.

Otros ejemplos son aquellos que aparecen en los espacios entre los dedos de los pies y en las palmas de las manos, las plantas de los pies, el cuero cabelludo o los genitales. A veces se les conoce como melanomas ocultos, porque ocurren en lugares en que a la mayoría de las personas no se les ocurriría mirar. Cuando el melanoma ocurre en personas con piel más oscura, es más probable que ocurra en un área oculta.

La diferencia que existe entre los melanomas y otros tipos de cáncer, es que en su mayoría los melanomas se pueden ver con facilidad y frecuentemente en la piel, lo que ayuda y facilita su detección temprana en sus primeras etapas.

Sin embargo, si no lo detectas a tiempo, el melanoma puede extenderse a otras partes del cuerpo y diseminarse a sitios u órganos distantes. Esto es conocido como melanoma metastásico.

Cuando el melanoma se disemina, lo más común es que se disemine al hígado, los pulmones, los huesos y el cerebro, lo que resulta posteriormente difícil para un tratamiento.

¿Cuáles son los síntomas del melanoma?

Los melanomas  se desarrollan en cualquier parte del cuerpo, principalmente en áreas que han estado expuestas al sol, como la espalda, las piernas, los brazos y la cara.

Lunar sospechoso

Los melanomas también pueden salir en áreas que no reciben mucha exposición solar, como las plantas de los pies, las palmas de las manos y los lechos de las uñas. Estos melanomas ocultos son más comunes en personas con piel más oscura.

Los primeros signos y síntomas que te pueden servir de alerta son:

  • Un cambio en un lunar existente.
  • Inflamación o enrojecimiento extendido del borde del lunar.
  • Una sensación diferente en el lunar como molestia, dolor o picazón.
  • La no cicatrización de una lesión.
  • El desarrollo de un nuevo crecimiento pigmentado o de aspecto inusual en tu piel.
  • Un lunar que parezca distinto a otro que tengas en tu piel.
  • El melanoma no siempre comienza como un lunar, también puede ocurrir en pieles de apariencia normal.

Cualquiera de estos cambios o formaciones diferentes pueden sugerir que un melanoma se está desarrollando.

¿Cómo puedo identificar un lunar sospechoso?

Debes saber diferenciar entre un lunar normal y otro sospechoso; los lunares normales generalmente presentan color uniforme, como el bronceado, el marrón o el negro, con un borde distinto que separa al lunar de la piel que lo rodea. Son ovalados o redondos y generalmente más pequeños que 1/4  (aproximadamente 6 milímetros) de diámetro, más o menos, del tamaño de un borrador de lápiz.

La mayoría de las personas tienen entre 10 y 45 lunares, los cuales pueden cambiar de apariencia con el tiempo, incluso algunos ,pueden desaparecer con la edad.

En cambio los lunares que son más preocupantes para el médico, incluyen aquellos que se ven diferentes a otros lunares existentes o aquellos que aparecen por primera vez en la edad adulta.

Lunar con sangre

Por eso, si notas cambios en el color o apariencia de un lunar, debes consultar a un dermatólogo para que te evalúe. También debes consultar al médico si los lunares te sangran, supuran, pican, parecen escamosos o se vuelven sensibles o dolorosos.

Para saber cómo diferenciarlos, puedes usar un espejo grande en el cual puedas observar tu cuerpo entero. Empieza a revisarte desde la cabeza y continúa hacia abajo, mirando todas las áreas del cuerpo (incluyendo la parte frontal, la parte posterior y los lados de cada área, y las uñas de las manos y de los pies).

También asegúrate de revisar las áreas «ocultas» entre los dedos de las manos y de los pies, la ingle, las plantas de los pies y la parte posterior de las rodillas. Es importante que no olvides revisar minuciosamente el cuero cabelludo y el cuello en busca de lunares, para eso utiliza un espejo de mano o pídele a un familiar que te ayude a mirar estas áreas.

Esto te servirá de gran ayuda para identificar si presentas en alguna parte de tu cuerpo un lunar sospechoso.

¿Son algunas partes del cuerpo las que tienen mayor riesgo de padecer melanoma?

Efectivamente, principalmente aquella piel, que se encuentra más expuesta a los rayos uva y las que poseen una piel más  clara, ya que tienen menos pigmento (melanina) en la piel y eso significa que tienen también menor protección contra la dañina radiación.

De igual forma si tienes cabello rubio o pelirrojo, ojos claros o pecas, es más probable que desarrolles melanoma antes que alguien de tez más oscura. Pero de igual forma, el melanoma puede desarrollarse en personas de tez más oscura, incluyendo hispanos y negros si han estado estos fuertemente expuestos a los rayos del solar.

Si tienes antecedentes familiares de melanoma, un pariente cercano, como un padre, un hijo o un hermano que ha tenido este cancer, tu probabilidad de desarrollar un melanoma en cualquier parte del cuerpo, es mayor.

¿Cuándo debo visitar al médico?: la prueba A, B, C, D, E

Generalmente los lunares tienden a permanecer igual tanto en tamaño, forma y color. Por eso cualquier marca que distingas más gruesa o más ancha o que cambie de alguna manera, es motivo de preocupación y señal de que debes visitar al médico.

Para que tengas mayor certeza y acudas al médico, existe una forma muy efectiva que te ayudará a identificar de manera temprana los melanomas superficiales que se extiendan.

¡Son muy fáciles!

Las letras A, B, C, D, E, hacen referencia a las reglas o señales importantes de cómo son los lunares peligrosos que podrían darte indicios de tener un cáncer de piel.

Si un lunar que tengas en cualquier parte del cuerpo, presenta cualquiera de los signos que se presentan a continuación, debes visitar a tu médico inmediatamente:

A. Asimetría: una mitad del lunar no coincide con la otra mitad.

B. Borde: el borde o los bordes del lunar están desgastados, borrosos o irregulares.

C. Color: el lunar tiene diferentes colores, colores desiguales o tiene tonos marrones, marrones, negros, azules, blancos o rojos.

D. Diámetro: el tamaño cambia y generalmente aumenta. El diámetro del lunar suele ser mayor que el de la goma de borrar de un lápiz.

E. Evolución: el lunar parece diferente de los demás y/o cambia de tamaño, color y forma.

Solo basta con que dispongas un poco de tu tiempo y prestes atención a cada uno de ellos y verás cómo puedes ahorrarte una visita al médico innecesaria o en caso contrario, detectar de manera temprana un posible cáncer y hasta salvar tu vida.

¿Es el sol una causa determinante del melanoma?

No exactamente se considera una causa determinante, aunque si se cree, que influye poderosamente y que investigaciones sugieren, que casi el 90? los casos de melanoma, pueden estar relacionados con la exposición a los rayos ultravioleta (uva), ya sea de fuentes naturales, como el sol, o de fuentes artificiales, como las camas de bronceado.

No está totalmente claro, qué es lo que daña el ADN en las células de la piel y cómo esto lleva al melanoma. Es probable que una combinación de factores, incluyendo factores ambientales y genéticos, cause el melanoma. Aún así, los médicos creen que la exposición a la radiación ultravioleta (uva) del sol y de las lámparas y camas de bronceado, son la causa principal.

También se conoce la existencia de melanomas que se desarrollan en lugares del cuerpo que no reciben la exposición de la luz solar. Esto indica, que también existen otros factores que en conjunto con investigaciones actuales, apuntan a una combinación de antecedentes familiares, genética e incluso factores ambientales, que son determinantes en la formación de los melanomas. Esto nos lleva a pensar, que no es necesario el factor solar para que se genere el melanoma en las personas.

¿Hay personas expuestas a un mayor riesgo?

Nevo displásico

Principalmente son aquellas personas que tengan una piel clara, cabello y ojos claros las que tienen mayor riesgo de padecer este tipo de cáncer, debido a la menor cantidad de pigmento, que éstas contienen en cualquiera de esas partes, lo que significará que tiene más facilidad de penetrar las radiaciones uva y por ende desarrollarse los melanomas.

De igual forma aquellas personas que vivan más cerca del ecuador o en un sitio más alto. Las personas que viven más cerca del ecuador de la Tierra, donde los rayos del sol son más directos, experimentan mayores cantidades de radiación uva que las que viven en latitudes más bajas, así como también las que viven a gran altura, ya que estas están expuestas a más radiación uva.

Personas que tengan muchos lunares o lunares inusuales, también tienen mayor riesgo de desarrollo de melanoma, ya que tener más de 50 lunares comunes en el cuerpo no suele ser una buena señal.

Además, si tienes un tipo inusual de lunar, aumenta mucho el riesgo de padecer un melanoma.

Conocidos científicamente como nevos displásicos, estos tienden a ser más grandes que los lunares normales y tienen bordes irregulares y una mezcla variada de colores.

Si tienes antecedentes familiares con melanoma, también se incrementa la probabilidad de desarrollarlo. Y por último, aquellas personas que presenten debilidad en el sistema inmunológico, como las que han sido sometidas a trasplantes de órganos, tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de piel.