Saltar al contenido

La importancia de la exploración mamaria

27 diciembre, 2018

María tiene 28 años, ejerce como administradora desde hace cinco años y se describe como una súper mamá. “Desde muy temprano estoy despierta, el trabajo de la casa, atender a mi bebé de 4 años y crear los presupuestos para mis clientes, me consume la mayoría del día, pero desde hace un tiempo todo es diferente. He aprendido a llevar la vida con más calma”.

El ritmo le cambió a esta joven hace poco más de tres meses cuando recibió un diagnóstico de cáncer de mama. “No lo podía creer, siento que aún estoy muy joven para tener este mal y de paso temo dejar a mi pequeño solo”. María lamenta no haber recibido un alerta a tiempo y comenzar a autoexplorarse para evitar ser parte de la estadística de mujeres que actualmente son atacadas por esta enfermedad.

En la actualidad, el cáncer de seno o mama es el más detectado en mujeres de todo el mundo y en España ocupa el cuarto lugar como tumor más frecuente. Aunque es más común en pacientes de edad avanzada, aumenta la cifra de mujeres jóvenes que la desarrollan, de allí la importancia de detectar cualquier irregularidad a tiempo.

La Organización Mundial de Salud (OMS) ha reiterado en varios de sus comunicados y reportes en torno a esta enfermedad que la detección temprana «es la mejor vía para incrementar las posibilidades de curación». María ahora entiende este llamado, por ello lleva en paralelo su tratamiento oncológico con el voluntariado en una organización sin fines de lucro que incentiva a las mujeres a conocer su cuerpo y a estar atenta ante cualquier cambio. “Tocarse puede salvarte la vida”, añadió con nostalgia.

¿Cuándo es el mejor momento para realizar una autoexploración?

La mamografía

Los especialistas resaltan la importancia de hacer una revisión periódica en los senos, para alertar ante cualquier anomalía, sin embargo, las cifras indican que solo 1 de cada 10 mujeres entre los 25 y los 50 años se realiza un examen mensual.

El momento adecuado para hacer la revisión de los senos y detectar claramente cualquier anomalía es cuando no están ni sensibles ni inflamados, por eso se aconseja hacerlo entre el quinto y séptimo día desde el comienzo de la menstruación.

La autoexploración debe hacerse con mayor rigurosidad en caso de ser una mujer propensa a la menopausia, para esta población se recomienda seleccionar un día cada mes. En caso de las embarazadas también deben autoexplorarse para evitar cualquier irregularidad. La importancia de detectar anomalías a tiempo tiene por objeto lograr el control de la enfermedad desde las etapas iniciales.

Lo que los médicos sostienen es que una detección a tiempo de cualquier irregularidad en la mama de la mujer, debe ser proporcional a la disminución de casos severos del mal que lleven a aumentar la cifra de muertes y por consiguiente los tratamientos sean más efectivos.

Tocarse por la vida

Los oncólogos coinciden en que el descubrimiento temprano del cáncer de mama salva vidas, de allí que recomienden a las mujeres que llegan a los 40 años de edad, hacer un examen especializado de senos una vez al año.

El examen incluye el tamizaje, en el caso de pacientes sin síntomas, y la observación diagnóstica que se aplica en las mujeres que presenten nódulos, secreción del pezón, dolor o cambios en las mamas. Igualmente, recomiendan practicarse el eco mamario o ultrasonografía que se utiliza en pacientes mayores de 40 años de edad, como método complementario y no excluyente de la mamografía.

Autoexploración mamaria

Autoexploración: un ejemplo de examen

Especialistas en ginecología y obstetricia recomiendan la forma correcta de detectar la presencia de anomalías en las glándulas mamarias. Siempre se recomienda que el examen se realice con una adecuada iluminación, siguiendo este procedimiento:

Inspección visual directa

  • Situarse frente a un espejo y luego colocar los brazos sobre las caderas y presionar sobre ellas.
  • Buscar hundimientos, protuberancias, enrojecimiento o cambios en la textura de la piel, además de modificaciones en la forma o el tamaño de la mama.

Palpación

  • Recostarse sobre una superficie plana.
  • Para examinar mama izquierda: colocar la mano izquierda detrás del cuello y usar la yema de los tres dedos medios de la mano derecha para palpar la mama izquierda.
  • Primero hacer movimientos en forma circular teniendo un orden, de afuera hacia adentro y de arriba a abajo con dirección hacia el pezón, presionando en tres diferentes niveles: superficial, medio y profundo. Después, en forma lineal, de arriba a abajo también en dirección al pezón.
  • Para examinar la mama derecha: colocar la mano derecha detrás del cuello y utilizar los dedos medios de la mano izquierda para la palpación.
  • Prestar atención y en caso de identificar algún tipo de inflamación o masa, informar al médico.

Cifras que alarman

Un estudio realizado por la Sociedad Americana del Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés), arrojó que el cáncer de seno podría causar el fallecimiento de al menos 5,5 millones de mujeres cada año para 2030, esto es 4,9 millones más que los registrados en 2014 por la Organización Mundial de la Salud.

El informe destaca que, desafortunadamente, ante una sociedad mundial desligada a las medidas de prevención y conocimiento de las técnicas de autoexploración y exámenes a tiempo, estas cifras aumentarían dentro de menos de una década hasta los 9,9 millones de casos y 5,5 millones de muertes en mujeres, debido al crecimiento y al envejecimiento de la población.

Este mal no distingue entre continentes o condiciones económicas, aunque en Europa oriental, América del Sur, África austral y Asia occidental presenta incidencias moderadas. La tasa más baja se registra en la mayoría de los países africanos, sin embargo, en estos se observa un incremento de la incidencia de este carcinoma.

Lo importante es que cada mujer u hombre -también se presentan casos, aunque mucho menos frecuentes, en pacientes masculinos- logre entender que conocer y cuidar su cuerpo puede alargar sus años de vida al detectar cualquier anomalía antes de que se convierta en un enemigo silente para la salud. María lo entendió y ahora lucha por su vida y la de otras mujeres.