Saltar al contenido

Melanoma es un cáncer de la piel 

27 diciembre, 2018

El cáncer es una de las enfermedades que más genera temor en las personas. Al escuchar el diagnóstico los pacientes tienden a pensar que ya no les queda esperanza. Por ello, lo primero que se les recomienda los pacientes, es informarse apropiadamente, aceptar y asumir la enfermedad para luego comenzar a enfrentarla.

Este proceso se recomienda hacerlo de mano de los familiares, amigos y grupos de apoyo.

Una de las tipologías del cáncer es el melanoma que se presenta cuando las células que producen el pigmento de la piel se vuelven cancerosas. Una de las particularidades de este cáncer son las señales físicas, apreciables en la piel: cuando los lunares cambian de tamaño, forma, color o textura. Y en algunos casos, presenta sangrados.

Lunar color negro-azulado

Generalmente, los melanomas tienen un área negra azulada. Pueden aparecer como un lunar o una mancha nueva, pero su apariencia siempre es irregular.

Entre los síntomas o señales que deben alertar a las personas son los cambios físicos de los lunares como la asimetría del contorno, la presencia de bordes borrosos e irregulares, el tamaño ya que tienden a crecer y a adquirir tonalidades de colores oscuros como negro y café.

Los especialistas sugieren varios tratamientos según las fases del melanoma y localización, que pueden aplicarse de forma integral como la quimioterapia y radiación, terapia biológica y localizada para atacar el cáncer.

Vale destacar que la terapia localizada ataca solo las células cancerígenas sin afectar las células sanas. Sin embargo, la mejor terapia será la acordada entre el médico y el paciente según cada caso y la condición física de los convalecientes.

Me han diagnosticado un melanoma ¿qué significa?

Melanoma uveal

El melanoma es el tipo más grave de cáncer de piel. Es un tumor cutáneo, pero también se presenta en el ojo (melanoma uveal) y en otros órganos. Su gravedad consiste en su alta capacidad para generar metástasis.

Uno de los tratamientos es la resección quirúrgica del tumor primario antes de lograr un grosor mayor de 1 milímetro. Otros especialistas también buscan respuestas en las nuevas alternativas de la medicina biológica y regenerativa.

Según la Organización Mundial de la Salud, cada año se pronostica un promedio de 160 mil casos nuevos de melanoma en el mundo. El melanoma maligno produce un 75 por ciento de las muertes asociadas al cáncer de piel. Es más frecuente en hombres y personas de raza blanca que viven en zonas con climas soleados.

Uno de los mayores riesgos, es el uso de camas de bronceado con rayos ultravioleta penetrantes, y el exponerse a los rayos solares sin la protección adecuada. Es de alertar, que todas las personas deberían de usar protección solar.

Las personas que observen un cambio de pigmentación irregular en los lunares o manchas de piel pueden seguir la regla A,B,C,D: cuando un nevo (mancha) es Asimétrico, tiene unos Bordes irregulares, toma una Coloración muy oscura o irregular y su Diámetro aumenta, son indicios de presencia de melanoma. El paciente debe acudir de forma inmediata al médico para realizarse una biopsia y otras pruebas que indiquen los especialistas. El diagnóstico temprano, provee mayores posibilidades de curación. 

También se debe prestar atención a los cambios de los nevus pigmentocelulares adquiridos a lo largo de la vida, así como también de los nevus atípicos y congénitos, siendo los signos de alarma los nevus asimétricos, con bordes imprecisos, color cambiante y con presencia de sangrado.

Los melanomas se clasifican según sus características para realizar los diagnósticos. El sistema de Breslow clasifica los melanomas según su espesor mientras que los niveles de Clark, puntúan los melanomas según la invasión de tejidos desde el tipo I intradérmico, hasta el tipo V, que invade el tejido subcutáneo.

¿Cómo se podría desarrollar mi melanoma?

Melanoma en la espalda

El cáncer de piel es el tipo de cáncer más común del mundo, pero también es uno de los más curables si se diagnostica y se enfrenta a tiempo. El melanoma es el cáncer que se origina en los melanocitos que son las células que producen el pigmento marrón de la piel. Los melanocitos forman los crecimientos benignos que son los lunares.

Sin embargo, un lunar puede convertirse en un melanoma debido a múltiples factores interactúan e influyen en la formación de los tumores como la exposición prolongada y constante de los rayos solares y el uso de los salones de bronceado. También se ha determinado que el factor genético incide en la formación del cáncer de piel.

Los melanomas pueden presentarse en cualquier parte del cuerpo, pero son más propensos en ciertas zonas, por ejemplo en los hombres son más comunes en el pecho y en la espalda, mientras que las piernas son los sitios más frecuentes donde nacen los melanomas en las mujeres. También son comunes en el cuello y en el rostro de los pacientes.

¿Cómo se tratará mi melanoma?

Biopsia del ganglio centinela

El tipo de tratamiento va a depender de la etapa y localización del melanoma y de la condición física del paciente.

En la etapa 0, el melanoma se encuentra en la epidermis. Se trata con cirugía, con una escisión amplia para remover el melanoma aproximadamente medio centímetro de piel sana. Si los bordes de la muestra extraída aún contiene células cancerosas, se realiza nuevamente la escisión. Algunos especialistas recomiendan usar la crema Imiquimod o radioterapia.

Para los melanomas en el rostro, algunos médicos emplean la cirugía Mohs o incluso la crema Imiquimo.

El melanoma en etapa I se extirpa mediante la escisión amplia. La cantidad de piel normal extirpada depende del grosor y la ubicación, aunque no es necesario extraer más de 2 cm de piel normal de todos los lados del melanoma. También se realiza la biopsia de ganglio centinela. En caso de encontrarse células cancerígenas, se extirpas los ganglios linfáticos cercanos al cáncer.

En la etapa III,  el cáncer ya ha alcanzado los ganglios linfáticos. El tratamiento quirúrgico para el melanoma usualmente requiere la escisión amplia del tumor primario como en etapas más iniciales, junto con la extirpación de ganglios linfáticos. Si se encuentran melanomas en los vasos linfáticos cercanos de la piel o debajo, todos los tumores deben de extraerse, en la posibilidad del caso.

Otras alternativas incluyen administrar inyecciones de la vacuna del Bacilo de Calmette-Guerin (BCG), interferón, o interleucina-2 (IL-2) directamente en el melanoma. También puede aplicarse un sistema que integre la radioterapia, cremas y otros métodos.

Los melanomas en etapa IV son difíciles, ya que en esa fase se han propagado a ganglios linfáticos distantes o a otras áreas del cuerpo. Los tumores en la piel o los ganglios linfáticos agrandados a menudo se pueden extirpar mediante cirugía o tratar con radioterapia.

Cuando las metástasis se presentan en los órganos internos, pueden extraerse dependiendo de la localización, la cantidad y los síntomas. Las metástasis que no se pueden operar, se tratan con radiación, inmunoterapia, terapia dirigida o quimioterapia.

Necesito operarme el melanoma. ¿Cómo será el procedimiento de la operación?

Cirugía Mohs

En la Cirugía de Mohs, se extirpa el cáncer mientras se conserva el tejido de piel normal circundante. En el procedimiento, la piel se remueve en capas muy delgadas. Se observa cada capa con el microscopio para detectar células cancerosas. Si se encuentran células cancerosas, el cirujano extrae otra capa de piel. La operación continúa hasta que una capa muestra que no hay signos de cáncer.

Si el melanoma está en un dedo del pie o de la mano y ha crecido profundamente, es posible que sea necesario amputar parte o todo el dedo.

La disección del ganglio linfático consiste en extirpar todos los ganglios linfáticos en la región cercana al melanoma primario. Una vez hecho el diagnóstico del melanoma mediante la biopsia, el médico examina los ganglios linfáticos cercanos al melanoma. Dependiendo del grosor y la localización del melanoma. Si los ganglios linfáticos no están agrandados, se puede hacer una biopsia del ganglio linfático centinela, particularmente si el grosor del melanoma mide más de 1 mm.

Si el ganglio linfático centinela no tiene cáncer, entonces no se requiere una disección de los ganglios linfáticos porque es poco probable que el melanoma se haya propagado a los ganglios linfáticos. Si el ganglio linfático centinela contiene células cancerosas, se recomienda que se extirpen los demás ganglios linfáticos de esa área mediante una disección. A este proceso se le denomina disección de los ganglios linfáticos completa.

La disección de ganglio linfático completa puede ocasionar algunos efectos secundarios. Uno de los que causa más molestias es el linfedema. Los ganglios linfáticos en la ingle o debajo del brazo drenan el líquido de las extremidades. Si se extirpan, el líquido se acumula. Esto puede causar inflamación y dolor. Estos efectos secundarios pueden tratarse con medicamentos.

Si el melanoma se ha propagado desde la piel hasta otros órganos como los pulmones o el cerebro, el cáncer es muy poco probable que sea curable mediante cirugía. Incluso si sólo se detecta una o dos metástasis mediante los estudios por imágenes, tales como la tomografía computarizada o las imágenes por resonancia magnética, es posible que existan otras áreas de metástasis que resultan demasiado pequeñas para poder ser detectadas por medio de estas pruebas.

La meta es usualmente tratar de controlar el cáncer en lugar de curarlo y ganar tiempo de vida de calidad para el paciente.

Es importante que los médicos hablen con plena sinceridad y claridad con los pacientes acerca de los beneficios y riesgos del tipo de cirugía y tratamiento, para que el paciente pueda tomar la mejor decisión para su vida, con la compañía de sus seres amados.

¿Qué ocurre después de la operación?

Al completar el tratamiento, la supervisión médica debe ser constante. Las personas que han tenido cáncer de piel también tienen un alto riesgo de padecer otro cáncer en un lugar diferente. Los médicos recomiendan que examine la piel por lo menos una vez al mes.

El programa de seguimiento incluye exámenes de la piel y de los ganglios linfáticos por el médico de forma periódica. La frecuencia de visitas de cuidado posterior con el médico depende de la etapa de su melanoma al momento del diagnóstico y de otros factores. Además de los exámenes, puede que se recomienden estudios por imágenes, tal como radiografías o tomografías computarizadas.

Las personas con melanomas en etapas iniciales que se extirparon completamente requieren exámenes físicos cada 6 a 12 meses durante varios años.

Es importante que los sobrevivientes de melanoma se examinen la piel y los ganglios linfáticos ellos mismos de forma periódica. Los médicos recomienda realizar el examen al menos una vez al mes. Además de reportar cualquier síntoma nuevo que persista, dolor, tos, cansancio y falta de apetito. El melanoma puede a veces regresar muchos años después del primer tratamiento.

La recuperación después de las terapias, requiere del compromiso por parte del paciente de adoptar comportamientos saludables como dejar de fumar, una buena alimentación, mantener un peso saludable. Mantenerse activo es importante, el sentido del humor y la práctica de la espiritualidad, también fortalecen el cuerpo y la mente.

¿Cómo controlarán mi melanoma?

Perfusión de quimioterapia en extremidad aislada

El tratamiento del melanoma que reaparece después del tratamiento inicial depende de la etapa del melanoma primario. El melanoma puede regresar en la zona cercana al lugar donde se originó el tumor, algunas veces incluso en la cicatriz de la cirugía. Las recurrencias locales  en la piel se tratan con la cirugía similar a la realizada inicialmente.

Este tratamiento puede incluir una biopsia del ganglio linfático centinela. Dependiendo del grosor y la localización del tumor, se pueden considerar otros tratamientos, tal como perfusión de quimioterapia en extremidad aislada, radioterapia, inyección al tumor con la vacuna BCG, interferón, o interleucina-2; o incluso tratamientos tales como inmunoterapia, terapia dirigida o quimioterapia.

Vale subrayar, que cada día, surgen métodos científicos más efectivos y menos agresivos como la Biosalud y la medicina regenerativa.

El cáncer es una enfermedad que se puede tratar y controlar, sin embargo, el apoyo de la familia, los amigos, grupos de apoyo son vitales para que el paciente fortalezca su cuerpo, mente y espíritu para enfrentar tratamientos tan agresivos.  Es normal sentir depresión, ansiedad o preocupación después de un diagnóstico de cáncer.

Por ello, el manejo de la información, la comunicación directa y honesta con el médico, cambios a hábitos más saludables, el cultivo de la espiritualidad y el pensamiento de esperanza es clave.