Saltar al contenido

¿Qué es la Biopsia mamaria?

30 enero, 2019

La biopsia en su definición más pura, se refiere a la extracción de tejido del interior del cuerpo para examinarlo, estudiarlo y determinar si existe presencia de alguna enfermedad que amenace con poner en riesgo la salud o en caso extremo la vida de las personas. Estas muestras pueden ser de tamaños de nódulos y bultos sospechosos o también retirados con aguja en porciones minúsculas. Al principio suscita un poco de miedo el concepto de biopsia y existe quien cataloga el procedimiento como invasivo, mucho más si se realiza en una zona tan sensible como los senos; pero ¿de verdad es invasivo? ¿El procedimiento es doloroso? ¿Existen riesgos? a continuación conocerás todo lo que debes saber sobre la biopsia mamaria, dónde se realiza, cuánto dura y los resultados.

¿Qué es una Biopsia mamaria?

Para simplificarlo, es la extirpación de tejido mamario con el propósito de examinarlo e identificar signos de cáncer u otras anomalías. Si un examen arrojó como resultado la posibilidad de tener cáncer de mama es indispensable realizarse una biopsia ya que no existe otra forma de conocer de manera legítima que efectivamente el bulto anormal presente en el seno es cáncer. La mayoría de los resultados de las biopsias no son cáncer y el hecho de que tengas que hacerte una no significa que lo padezcas, pero como se mencionó anteriormente, la biopsia es el único modo de averiguarlo.

Cuatro son los tipos de biopsias de mama, estas se realiza dependiendo del tipo de bulto extraño presente en el seno, o según le parezca al médico la más adecuada para la paciente. Algunos usan una aguja y otras incisiones en la piel, sin embargo la técnica a usar también depende de ciertas cuestiones inherentes, tales como: ¿qué tan grande es? ¿hay una o más? ¿cuál es su posición en el seno? ¿existen problemas médicos anteriores, alergias o demás? ¿cuáles son los cambios que se han venido presentando en los senos?

Se deben tener muy en claro todos estos aspectos antes de someterse a una biopsia y la paciente podría hacer una lista de preguntas para formularle a su médico de confianza.

A continuación se definirán las cuatro técnicas de biopsias más utilizadas:

Biopsia por punción

Biopsia de mama por punción

Generalmente si el médico puede palpar el bulto, hará una biopsia por punción, en este procedimiento se usa una aguja amplia y hueca para extraer porciones de tejido mamario. Dicha aguja se conecta a un instrumento con un resorte automático que agita rápidamente la aguja hacia adentro y hacia afuera del tejido, luego se extrae un pequeño cilindro al que se le llama “cuña” a través de la aguja.

Dependiendo del tamaño del bulto el médico procederá a colocar en la zona adecuada la aguja, aunque por lo general se guía a la aguja en el área anormal con un previo estudio de imágenes para que de esta manera la precisión aumente.

La biopsia por punción con aguja gruesa es un procedimiento que se realiza en un ambulatorio o en el mismo consultorio, aplicando anestesia local para que no sienta ningún tipo de dolor, la duración es corta, realmente no se necesita mucho tiempo para este tipo de examen.

Existe otro tipo de biopsia por punción y es por aspiración con aguja fina, se utiliza, a diferencia, una aguja hueca muy delgada incluso más delgada que la empleada para los análisis de sangre, esta aguja se implanta con una jeringa para aspirar una pequeña muestra de tejido del bulto.

Biopsia estereotáxica

Biopsia de mama esterotáxica

La biopsia de mama estereotáxica se aplica a partir de una mamografía, es decir un tipo específico de toma de imágenes del seno usando rayos X de baja dosis, esto ayuda a situar una anormalidad en el seno y extirpar una muestra de tejido para su examen cuidadoso bajo el microscopio en un laboratorio. Este método es menos invasivo que la biopsia quirúrgica, casi nunca deja cicatriz, o si la deja, es muy pequeña.

Una de las ventajas de este método es que logra ser una forma excelente para evaluar los depósitos de calcio o diminutas masas que no se pueden apreciar con el ultrasonido.

Este tipo de biopsia se realiza cuando una mamografía muestra una anomalía en el seno, estas pueden ser palpables o incrustadas en el interior donde solo pueda ser vista de esta manera. Se usa si la anomalía que presenta es una distorsión en la distribución del tejido mamario, una masa sospechosa, una nueva área de depósitos de calcio en un sitio quirúrgico anterior, microcalcificaciones que componen una mínima agrupación de pequeños depósitos de calcio o un área de cambio anormal en el tejido.

¿Cuál es el mejor método no quirúrgico para evaluar una anormalidad en el seno? Pues he aquí la respuesta: Biopsia estereotáxica. Ahora si el resultado pauta la existencia de células cancerosas, el cirujano podría adoptar esta información para proyectar el mejor tratamiento.

Biopsia percutánea

Biopsia de mama percutánica

La biopsia percutánea de mama se puede realizar bajo una guía mamográfica o ultrasonográfica y últimamente por la guía con resonancia magnética, aunque esta técnica aún se encuentra en desarrollo. Debido a que la biopsia percutánea con aguja gruesa permite un estudio histológico de las lesiones, se puede tener un cuadro más despejado de la patología antes de tomar medidas terapéuticas.

Si la lesión resulta benigna, como un fibroadenoma, por ejemplo, (Los fibroadenomas son tumores benignos, es decir no cancerosos, de los senos, comunes y compuestos por tejido glandular y de tejido estromal. Estos tumores benignos son más frecuentes en mujeres de 20 a 39 años de edad, aunque pueden presentarse en mujeres de cualquier edad. Tienden a encogerse después de que una mujer ha pasado por la menopausia) En este caso el diagnóstico es confiable y se puede evitar la cirugía. Si la lesión resulta ser maligna, generalmente es viable crear una distinción entre un tumor in situ y uno invasor, lo que permite planear la cirugía de mejor forma. Este procedimiento, de hacer diagnóstico histológico antes de la cirugía, ha consentido disminuir en forma dramática el número de cirugías realizadas en mujeres con cáncer de mama.

Biopsia quirúrgica

Biopsia de mama quirúrgica

Por último se encuentra la biopsia quirúrgica, método que se aplica en casos muy raros. El médico necesita de la cirugía para extirpar todo o  parte del tumor para su examinación. Esto se denomina biopsia abierta o quirúrgica. Con mucha frecuencia, el cirujano extrae toda la masa anormal, así como un margen adyacente de tejido mamario normal. En esta técnica de biopsia, se designa cirugía para quitar toda o parte de una masa y someterla a estudio.

Existen dos tipos de biopsia quirúrgica. En la primera se extrae parte del área anormal para posteriormente hacer el diagnóstico, a esta se le denomina biopsia por incisión. La segunda biopsia es por escisión, aquí se extirpa el tumor por completo incluyendo el área anormal y como se mencionó anteriormente también se extrae un borde de tejido mamario que se encuentra en perfecto estado y no ha sido alterado por el bulto anómalo.

Ahora que ya conoces los distintos tipos de biopsia mamaria las siguientes preguntas que debes hacerte antes de someterte al procedimiento son: ¿cómo prepararme? ¿es doloroso el examen? ¿existen riesgos al hacer una biopsia mamaria? ¿cuáles son los resultados?

¿Cómo debo prepararme en casa para el examen?

Antes de someterse a este proceso es indispensable que te informes sobre las diferentes técnicas de biopsia mamaria, así tendrás claro cuáles son los procedimientos que el médico va a realizar y nada te parecerá extraño, también es importante aclarar cualquier duda con tu médico de confianza, no sientas vergüenza o miedo, él está para ayudarte. Infórmate de los motivos del médico para hacer la biopsia ¿hay un bulto? ¿la mamografía arrojó un resultado anormal? ¿dolor en los senos? ¿se crean hoyuelos o costras en el pezón? Es mejor conocerlo todo.

Debes evitar tomar fármacos como suplementos vitamínicos y aspirinas por lo menos siete días previos al examen. Ahora, si lo que te preocupa es algún medicamento distinto, sería ideal que le informaras al médico, conocer la influencia de las prescripciones sobre la biopsia es preciso para prevenir cualquier efecto secundario o complicación a la hora del procedimiento. ¿Crees que estas embarazada? Tienes que decirle a tu médico tus sospechas y hacerte una prueba para que él evalúe las posibles decisiones que ahora debe tomar con respecto a la biopsia. Y no olvides llevar puesto sujetador el día del examen, ya que esto proporcionará apoyo a tu seno después del proceso.

¿Este examen es doloroso?

Existe el mito de que este procedimiento es doloroso, mucho más al enterarse de que se usa una aguja en el seno, una zona tan sensible para la mujer, y puede que muchas mujeres ya se encuentren aterradas semanas antes del examen, pero la realidad es que el 90% las mujeres al salir del consultorio lo califican como poco doloroso o tolerable. De todas formas el médico usará anestesia local para dormir el seno y hacer el examen cómodamente.

Cabe mencionar que el nivel de dolor, si acaso lo sientes, dependerá del tamaño y del grosor de la aguja con la que se realizará la biopsia; por ejemplo, si el médico se decidió por una biopsia por punción de aspiración con aguja fina, la sensación será parecida a la de un pinchazo ya que la aguja es bastante similar a las usadas para administrar anestesia o extraer muestras de sangre.

Es importante no formarse una idea negativa sobre el dolor que puede traerte el examen, estas ideas pueden hacer que tu cerebro sienta dolencia cuando en realidad no la hay. Ejercicios de relajación guiada, informarse mejor y buena comunicación con el médico son los factores en los que tu cerebro debería concentrarse.

¿Qué ocurre durante este examen?

Lo que ocurra durante el procedimiento dependerá del tipo de biopsia, por ejemplo en el caso de biopsia estereotáxica, se le pedirá en primer lugar que se quite parte de su vestimenta, las prendas, gafas y objetos de metal que puedan obstaculizar las imágenes de rayos X. Si usas marcapasos u otro aparato electrónico en el cuerpo es importante que también lo informes.

El especialista te recostará luego en una cama, boca abajo y deberás estar inmóvil, esta camilla tiene dos aberturas para que tus senos puedan estar visibles, luego, guiado por una mamografía del área sospechosa el médico insertará una aguja hueca en la masa del seno y extraerá varios cilindros pequeños de tejido para su estudio en el laboratorio.

En primer lugar se toman imágenes mamográficas estereotáxicas preliminares y un radiólogo las evalúa. Luego se procede a realizar una pequeña muesca en la piel, exactamente en la zona del seno donde se va a insertar la aguja de la biopsia. Una vez que el radiólogo ha reconocido la anormalidad en la imagen, el ordenador crea información de las coordenadas y la enviará al aparato de las biopsias. Por lo general se obtendrán entre tres y ocho muestras, según el tipo de aparato.

Al finalizar el examen, se cubre la incisión en la piel con vendajes. No son necesarias las suturas.

¿Este procedimiento comporta riesgos?

Ciertamente en todo procedimiento existen ventajas y desventajas, entonces ¿cuáles son los riesgos de una biopsia mamaria? Antes se debe aclarar que los riesgos con este procedimiento son mínimos y la probabilidad que ocurra algo inesperado es demasiado baja, pero ya que tener claro ha sido el lema, por decirlo de alguna manera, de este tema, pues aquí están los posibles conflictos que podrían presentarse:

Uno de ellos es el riesgo de sangrado o formación de hematomas en la zona donde se insertó la aguja, este problema se manifiesta en menos del 2% las pacientes.

Existe una pequeña posibilidad de que la biopsia no proporcione la explicación de los hallazgos anormales en las mamografías.

En todo procedimiento en el que se penetre la piel implica un riesgo de infección, pero la posibilidad de tratarlo con antibiótico es rápida y efectiva, por lo tanto no se expandirá ni presentará riesgos a largo plazo.

Solo el 10% aproximadamente de las pacientes que se han sometido a una biopsia mamaria han experimentado dolor, y la mayoría de estos casos se debe al desconocimiento o el simple pánico que genera este tipo de exámenes.

¿Cuánto dura el procedimiento?

La duración del examen también dependerá del tipo de biopsia a la que la paciente se someterá. La biopsia estereotáxica por lo general demora alrededor de una hora y aquí va incluido el tiempo que se tardan las radiografías. En cambio la biopsia común solo tarda algunos minutos. La que más tiempo lleva es la que menos se utiliza, la biopsia quirúrgica, cuya duración acatará a la localización del bulto sospechoso y la dificultad que presente al extraerlo del cuerpo, un par de horas como máximo.

¿Dónde se realiza este examen?

La biopsia por punción, tanto por aguja fina o gruesa, es un procedimiento relativamente sencillo y el médico lo puede hacer en el mismo consultorio como si fuese una cita más con el doctor, aunque es importante la relajación para evitar complicaciones durante el procedimiento. La biopsia guiada por ultrasonido se hará en la sala donde se encuentren estas máquinas especiales para las imágenes que el médico irá utilizando a lo largo del examen. También si se necesitan imágenes por rayos X, es probable que tenga que estar moviéndose un poco, sobre todo al comienzo del procedimiento. La biopsia quirúrgica, además de ser la que más tiempo lleva también es la que mejor se deberá preparar, generalmente se hace en la sala de cirugías y el paciente recibirá anestesia general.

¿Y los resultados?

El encargado de examinar las muestras de tejido es un médico patólogo, quien después le remitirá una reseña a su médico. Con el informe usted sabrá si el área sospechosa contiene células cancerígenas o no las tiene. Cabe la posibilidad de que los resultados no arrojen una respuesta segura -la biopsia por punción puede pasar por alto algunos cánceres, por ejemplo- si es así, es importante considerar otro tipo de biopsia.

En algunos casos, pese a dar negativo la prueba de células cancerígenas, el médico recomendará extirpar quirúrgicamente todo el área de los hallazgos anormales en las imágenes. También es importante continuar con exámenes de seguimiento ya que se debe conocer cualquier cambio en una anormalidad del seno o si se han mantenido estable con el pasar del tiempo.

Si el resultado detectó cáncer, señalará también el tipo de cáncer, esto le ayudara a que el médico disponga los próximos pasos a seguir, no olvides comunicarle todas tus dudas y tus miedos, tanto a él como al médico que vendrá luego, un especialista en cáncer de seno; quizás requiera de más exámenes, imágenes o una cirugía. Deberás informarte de todos los pasos a seguir.