Saltar al contenido

¿Qué es la Estenosis de la válvula aórtica?

7 enero, 2019

Pese al grado de perfección con el cual está hecho el cuerpo humano, es factible que algunos de sus órganos puedan presentar deficiencias; sea desde el momento que nace el individuo o en el transcurso de su vida.

En el caso del corazón, una de sus afecciones más comunes es la estenosis de la válvula aórtica o estenosis aórtica (conocida también por sus siglas “EA” o en inglés “AS”).

Descripción de la Estenosis de la válvula aórtica

El corazón tiene válvulas que permiten que la sangre fluya en el sentido correcto para recorrer todo el cuerpo. Estas válvulas se abren y cierran con cada latido. Si no ejecuta esta acción de manera correcta, se altera el flujo de sangre que pasa por este órgano, lo que perjudica su capacidad de bombeo.

En el caso de la estenosis aórtica se afecta directamente la válvula que está ubicada en el corazón, desde donde nace la arteria aorta, cuando se produce un estrechamiento anormal del orificio de la válvula que impide que se abra por completo.

Esta anomalía reduce la irrigación sanguínea y genera, a su vez, que el corazón deba trabajar con más fuerza de lo normal para bombear la sangre al cuerpo.

Esta enfermedad puede ocasionar un debilitamiento en el corazón que irá alterando, con el paso del tiempo, el ritmo de vida del individuo ya que las actividades que requieran cierto esfuerzo físico, se pueden transformar en imposibles al requerirse una actividad mayor del corazón sumado a la dificultad que represente, para la persona, el poder respirar.

Estenosis de la válvula aórtica

Qué lo causa

La estenosis de la válvula aórtica puede tener su origen en tres causas principales:

  • Acumulación de calcio: Con el paso del tiempo es factible que las válvulas cardíacas acumulen residuos del calcio que se encuentran presentes en la sangre. Puede darse que, en algunas personas, este calcio produzca rigidez en las membranas de las válvulas, denominadas “valvas”, con la consecuente pérdida de su flexibilidad para realizar su acción de apertura y cierre de manera normal. Lo usual es que esta causa se presente en personas de edad avanzada.
  • Un defecto cardíaco congénito: La membrana de apertura de la válvula aórtica está conformada por tres solapas (valvas) triangulares. Un niño puede nacer con menos de tres valvas, tener las valvas parcialmente unidas o más gruesas por lo que no se abren completamente. Si es una anomalía grave, el niño estará bastante enfermo. En caso de tratarse de una estenosis aórtica leve, puede presentar síntomas al alcanzar la edad adulta cuando la válvula comience a estrecharse.
  • Haber padecido fiebre reumática: Esta enfermedad puede ocasionar la formación de una cicatriz en la válvula aórtica que la lleve a estrecharse. Dicha cicatriz también puede tener una superficie áspera que sirva de asiento a los depósitos de calcio de la sangre, con lo que se puede producir una acumulación de este mineral causando la rigidez de las valvas.

Síntomas y diagnóstico de la Estenosis de la válvula aórtica

Ecocardiografía

Es posible que una persona pueda padecer de estenosis aórtica sin experimentar ningún indicio de esta enfermedad durante años. Esto se debe a que los síntomas suelen manifestarse cuando el estrechamiento de la válvula es grave.

Entre los síntomas y sensaciones más comunes que se detectan, sobre todo cuando la persona realiza alguna actividad física, están los siguientes:

  • Sentir un dolor fuerte en el pecho y/o presión.
  • Tener la sensación de aceleramiento de los latidos del corazón.
  • Requerir hacer un esfuerzo para respirar, especialmente después de la actividad física.
  • Experimentar una sensación de aturdimiento o mareo ligero y, en ocasiones, llegar a tener desmayos.
  • Sentir mucha fatiga y dificultad respiratoria.
  • En el caso de los niños, el no comer o no aumentar de peso lo suficiente puede ser un indicativo de esta enfermedad.

Consultando al médico

Para hacer un diagnóstico, lo primero que el médico escuchará, con el empleo del estetoscopio, serán los sonidos producidos tanto por el corazón como en los pulmones. Esto le permitirá detectar la presencia de un sonido anormal, si los latidos cardíacos son irregulares y/o si la persona presenta congestión pulmonar.

De acuerdo al resultado obtenido puede sugerir, para complementar el diagnóstico, la realización de una radiografía de tórax, un electrocardiograma y otros exámenes más específicos, si lo considera conveniente, tales como un ecocardiograma, un electrocardiograma de esfuerzo, un IRM cardíaco y, en el caso más extremo, un cateterismo cardíaco.

Tratamiento de la Estenosis de la válvula aórtica

Sustitución de la válvula aórtica

Si una persona presenta síntomas leves, el médico puede solicitarle a la persona el seguimiento a través de consultas periódicas para supervisar el estado de la enfermedad. En este caso, es posible que sugiera la administración de ciertos medicamentos para disminuir el impacto de los síntomas y minimizar los riesgos de una complicación.

Dependiendo de la gravedad de la persona, si presenta la sintomatología del caso y un avance progresivo de la afección, es factible que la persona necesite una cirugía con el fin de reemplazar o reparar, en caso que sea posible, la válvula afectada.

Opciones de tratamiento mediante cirugía cardíaca

  • Valvuloplastia con balón: Este procedimiento se puede emplear en bebés y niños. En el caso de los adultos, la válvula tiende a estrecharse de nuevo por lo que generalmente se emplea en adultos cuya salud no permite realizar una cirugía o en personas que esperan un reemplazo de válvula y que requieren llevar a cabo otros procedimientos adicionales que les permita tratar, con el tiempo, el estrechamiento de la válvula.
  • Reemplazo con válvula mecánica: A través de esta cirugía, se sustituye la válvula dañada con una válvula mecánica o con una válvula de tejido biológico. En este último caso, el tejido biológico puede sufrir deterioro con el tiempo por lo cual es factible que, a la larga, deban ser reemplazadas. En el caso de las válvulas mecánicas, una vez colocada, la persona tiene que consumir de por vida medicamentos que le permitan prevenir la formación de coágulos sanguíneos.
  • Sustitución mediante tecnología transcatéter (TAVR): Esta cirugía sirve de alternativa para la persona que posee un riesgo intermedio o elevado, de presentar complicaciones en un reemplazo quirúrgico. También se emplea para cambiar una válvula de tejido biológico que se encuentre defectuosa o que no esté funcionando de manera correcta.