Saltar al contenido

¿Qué es la Estenosis de la válvula tricúspide?

6 enero, 2019

La estenosis de la válvula tricúspide o estenosis tricuspídea cuyo nombre científico es TS, tricuspid stenosis, tiene su origen en personas que padecen fiebre reumática. Ataca con mayor frecuencia a pacientes del género femenino por encima de los masculinos.

La válvula tricúspide se sitúa en la abertura que se encuentra entre la aurícula derecha y el ventrículo derecho del corazón humano. Su función es regular el flujo de sangre desde la aurícula derecha hacia el ventrículo derecho.

Esta válvula se abre para que el ventrículo derecho se llene. Posteriormente se cierra una vez que el ventrículo derecho se cierra para mandar sangre hacia la parte interna de los pulmones.

Con el paso de los años puede presentarse la estenosis de la válvula tricúspide, cuando su abertura se estrecha y genera la disminución del flujo sanguíneo desde la aurícula derecha hasta el ventrículo derecho.

Diversos estudios han revelado que la estenosis de la válvula tricúspide es menos frecuente en pacientes que residen en Estados Unidos y Europa Occidental.

Preferentemente, la mayoría de los casos se ubican en países en vías de desarrollo en América Latina y Asia del sur.

Descripción de la Estenosis de la válvula tricúspide

Estenosis tricuspídea

Se origina a partir de la fiebre reumática, que da lugar al anormal estrechamiento del hoyo de la válvula tricúspide del corazón. Seguidamente el paciente presenta un proceso de inflamación que a su vez puede tener incidencia en el aparato que sujeta la válvula. La estenosis de la válvula tricúspide normalmente no es congénita ni hereditaria.

Con el correr de los años, la tendencia apunta al crecimiento de la aurícula derecha como consecuencia de que el flujo sanguíneo que suele pasar por la estrecha abertura de la válvula está bastante obstruido. Tal situación incrementa el volumen de sangre en la aurícula.

Ese incremento en el volumen de sangre en la aurícula derecha, da lugar al aumento de la presión en las venas que mandan de regreso la sangre que procede del cuerpo, -a excepción de la que vuelve de los pulmones- hacia el corazón.

El proceso descrito en el párrafo anterior causa que se reduzca el ventrículo derecho, porque disminuye la cantidad de sangre que llega hasta ahí y que viene de la aurícula derecha.

Es bueno resaltar que la estenosis de la válvula tricúspide no surge como una lesión aislada. Frecuentemente se le asocia con la estenosis mitral

Estudios realizados dan cuenta que entre 5?0? pacientes con estenosis mitral grave son afectados por la estenosis de la válvula tricúspide hemodinámicamente notable.

En la mayoría de los casos, la estenosis de la válvula tricúspide reumática se aparece acompañada por insuficiencia tricuspídea de algún grado.

Lupus eritematoso

Son bastante escasos aquellos casos en los que esta afección cardíaca no provenga de fiebres reumáticas.

Hay orígenes menos comunes a la estenosis de la válvula tricúspide. Por ejemplo cuando el paciente presenta tumores en las vaivas.

Menos frecuente aun es cuando provienen de ciertas formas de enfermedad congénita del corazón, como por ejemplo la atresia tricuspídea.

El síndrome carcinoide, lupus eritematoso, mixoma, endocarditis y fibrosis endomiocárdica, son otros de los orígenes de la estenosis de la válvula tricúspide, aunque muy poco frecuentes.

Síntomas, diagnóstico y tratamiento de la Estenosis de la válvula tricúspide

Síntomas

Molestias abdominales

Entre la sintomatología de la estenosis de la válvula tricúspide, que son considerados leves, destacan palpitaciones, sensación de aleteo en el cuello, cansancio, baja temperatura en la piel e incluso pueden aparecer molestias abdominales, si la subida de la presión en las venas cause aumento del tamaño del hígado.

En algunos pacientes ni siquiera aparecen síntomas, aunque en otros podría provocar hinchazón en las piernas, aumento de peso y acumulación de líquido en el área abdominal, mejor conocida como ascitis. Inclusive puede causar astenia o sensación de cansancio.

Diagnóstico

Ecocardiografía

Lo ideal para detectar la presencia de la estenosis de la válvula tricúspide del corazón es la ecocardiografía. Esta técnica muestra la imagen de la abertura estrechada de esta válvula y la cantidad de sangre que fluye a través de ella. Así se consigue determinar la gravedad de la enfermedad.

También puede ser diagnosticada por medio de la electrocardiografía, pues permite notar las variaciones que indican la aparición de la sobrecarga de la aurícula derecha.

Los médicos también pueden valerse del estetoscopio para reconocer la manifestación de la estenosis de la válvula tricúspide, con solo escuchar el soplo característico que produce.

Igualmente, una radiografía del tórax puede dar cuenta del incremento en las dimensiones de la aurícula derecha.

Tratamiento

Bioprótesis de válvula cardiaca

Los especialistas aconsejan tomar fármacos, en este caso diuréticos. Seguir una dieta baja en sal combinada con la administración de diuréticos y medicamentos que cerquen los efectos de la aldosterona, coadyuvantes en la reducción de la presión en las venas.

Los médicos prefieren no acudir a la cirugía, puesto que la estenosis de la válvula tricúspide no representa tanta gravedad para requerir el paso por el quirófano, además de que esta afección suele reaparecer después de la intervención.

Si el caso es grave, se acude a la valvulopatía percutánea, la cual consiste en la dilatación con un catéter. No obstante se suele aplicar esta reparación quirúrgica si el paciente va a someterse un procedimiento en otra válvula.

Otra opción la representa la comisurotomía parcial abierta, que consiste en circulación extracorpórea y visión directa, en caso de no existir una insuficiencia tricúspide muy marcada. De no ser así, puede realizarse el reemplazo valvular, aunque es preferible una bioprótesis ante el alto riesgo de que ocurra una trombosis.