Saltar al contenido

Reconstrucción mamaria

27 diciembre, 2018

Antes de definir un concepto claro de lo que es una reconstrucción mamaria, es necesario explicar su procedimiento. La mastectomía es un proceso quirúrgico por el cual se suprime parcial o totalmente la glándula mamaria, ya sea para la prevención o la cura de un cáncer localizado en esa área.

Teniendo claro este término, se puede detallar de qué se trata la reconstrucción mamaria, que se caracteriza por ser una restauración de la mama. La finalidad de esta cirugía estética apunta a recrear el seno siguiendo un patrón exacto hasta darle un aspecto natural, incluyendo la areola y el pezón.

¿Voy a poder beneficiarme de una reconstrucción mamaria?

Sí. Someterse a una mastectomía, trae consigo consecuencias físicas, emocionales y psicológicas, por lo que los profesionales aseguran que la reconstrucción mamaria puede ayudar notablemente erradicar de manera progresiva las sensaciones y pensamientos negativos; y de este modo aumentar la confianza y la seguridad en las pacientes.

Como beneficios de la reconstrucción, se determina que a partir de esto, la persona adquiere un mayor desenvolvimiento social, sexual y mental que le da la libertad para volver a desarrollar su vida de manera habitual. En cuanto a la parte estética, obviamente le imprime a la mujer una sensación de plenitud con su propio cuerpo.

¿Con quién puedo hablar?

En el transitar de este procedimiento, es necesario que la paciente esté en contacto permanente con un equipo de doctores y profesionales, conformado por un ginecólogo, un cirujano plástico, un oncólogo, un psicólogo y un psiquiatra, que puedan prestarle ayuda y asesoramiento.

Otro recurso de apoyo son las charlas motivacionales que promuevan la disposición de dar ese paso tan importante como también relacionarse con personas que ya hayan atravesado y superado la reconstrucción.

¿Cuánto tiempo debo esperar tras la extirpación?

El tiempo de espera para optar por una reconstrucción mamaria varía dependiendo de algunas situaciones. Existe una práctica llamada reconstrucción inmediata que se efectúa luego de hacer la mastectomía. Esto ocurre dentro de la misma intervención, y le ahorra a la paciente el daño psicológico de verse sin uno de sus senos.

Sin embargo, en otros casos, el modo adecuado es la reconstrucción diferida, es decir, que se debe esperar el tiempo que el especialista crea conveniente porque puede que sea necesario aplicar otros métodos más complicados, o porque la persona intervenida sufre alguna patología como hipertensión y obesidad. También suele suceder que requiera radioterapia como tratamiento adicional.

¿Cómo se prepara una reconstrucción mamaria?

Para la preparación de la reconstrucción, la paciente deberá seguir una serie de reglas durante el mes previo a la cirugía que ayudarán a su recuperación:

  • Cuidado físico: comer alimentos sanos, tomar suficiente agua, no fumar ni ingerir bebidas alcohólicas, evitar la cafeína y practicar ejercicios.
  • Cuidado emocional: Es importante que la persona sometida a este procedimiento, disfrute de sus actividades, también es favorable asistir a clases de yoga y que emplee tiempo en dar paseos.
  • Ya más cerca del día de la operación, deberá tener preparados los análisis preoperatorios y proveerse de los medicamentos recetados.

¿Existen diferencias técnicas de reconstrucción?

En general, la reconstrucción mamaria posee dos técnicas; la que utiliza implantes mamarios y la que aprovecha el tejido del propio cuerpo del paciente. Estas últimas han tenido gran notoriedad a lo largo de los años.

Reconstrucción con implantes mamarios

Reconstrucción con implantes mamarios

Este procedimiento quirúrgico está compuesto por dos períodos. El primero consta de unos expansores, es decir prótesis vacías, que se colocan debajo del músculo pectoral mayor, y se llenan de solución salina a través de una válvula. Esto permite que la piel del tórax se extienda para así generar la suficiente piel y poder reconstruir el seno.

Luego, si así se requiere, el expansor se extrae y en su lugar se coloca un implante mamario, en una segunda etapa de este procedimiento.

Reconstrucción con colgajo

Reconstrucción mamaria con colgajo

Esta intervención se encarga de reconstruir el seno a partir de una porción de grasa, musculo o piel de la misma anatomía del paciente, que puede seccionarse de la espalda, el tórax o el abdomen. Aunque estéticamente se visualiza mejor, es razonable que tal invasión deje cicatrices, como por ejemplo, las del lugar donde se extrae el colgajo y del sitio en la mama.

Otro método que ofrecen los expertos, son los colgajos de glúteos y de la cara interna del muslo. Esto se da en los casos en que el abdomen no proporcione la suficiente piel para llevar a cabo la operación. Al igual que el anterior procedimiento, se remueve una parte de estas zonas. La ventaja de esto es que las cicatrices no quedan expuestas.

Reconstrucción de la aureola – pezón

Reconstrucción de la aureola – pezón

Esta fase sería la última en todo el proceso de la reconstrucción mamaria. Su funcionalidad es darle un aspecto más real a la mama reconstruida. Aunque es más una intervención netamente estética, se debe esperar al menos seis meses para efectuarla y así darle tiempo al seno a que tome su posición original.

En similitud con la reconstrucción del colgajo, la areola y el pezón pueden ser tomados, ya sea de los párpados del pezón saludable, de la zona inguinal o de las orejas. Otra opción es la del tatuaje para asimilar el color de esa región del cuerpo.

¿Qué precauciones deberé tomar tras la reconstrucción?

Lista la intervención, la paciente deberá tomar las precauciones como por ejemplo: tener a alguien en casa que le facilite los cuidados, mantener limpia la zona de la sutura hasta su retiro, remover el vendaje pasadas las 24 horas y colocar un sujetador especial, que deberá utilizarse de manera permanente.

¿Cuánto tiempo podré conservar mi prótesis mamaria?

La duración de las prótesis oscila entre diez y quince años, después de este tiempo, deberá reemplazarse para minimizar el riesgo de que haya complicaciones, y aunque las mamografías de rutina serán difíciles de realizar, se puede llevar un control normal en cuanto al postoperatorio del cáncer de mama.

A diferencia de los implantes artificiales, el colgajo no supone una renovación por el hecho de que se expande y se reduce, en cuanto la persona transforme su peso.